Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Vida & Artes

"A mis niños no les pasará"

La educación es una carrera de fondo y los resultados no pueden verse a corto plazo, pero como ya decía Pitágoras "educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres". La Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (Aesleme) ha explicado durante los últimos 20 años a cerca de dos millones de estudiantes, en sus horas lectivas, las causas de los accidentes de circulación, cómo prevenirlos, cómo actuar si ocurren y cuáles son sus consecuencias. Entre sanitarios y lesionados de tráfico, en la asociación somos unas 150 personas transmitiendo estos mensajes de prevención y educación vial a los niños.

Podría contar muchas anécdotas, por ejemplo, cómo nació el lema de nuestra campaña Te puede pasar, cuando una niña, ingresada en un centro sanitario, le dijo a uno de nuestros médicos: "Yo no sabía que esto podía pasar, nadie me lo había explicado nunca".

Después de todos estos años y de mucho trabajo, ahora, sin embargo, a veces nos encontramos con satisfacción a jóvenes en la universidad que nos dicen: "Tú viniste a mi colegio hace ocho años y desde entonces, cuando voy en el coche, llevo siempre el cinturón de seguridad y no bebo si tengo que conducir".

Las cosas han cambiado mucho. Al principio, cuando hablábamos con los directores de los colegios nos decían: "Eso [un accidente de tráfico] no les va a pasar a mis niños". También nos preguntaban si a la persona que iba a impartir la conferencia "se le notaba mucho la discapacidad". Había que convencer a los responsables de los colegios para impartir las charlas. Ahora no podemos atender toda la demanda.

Únicamente en la asignatura de Educación para la Ciudadanía hay un tema dedicado a la educación vial y una o dos horas para tratarlo; algo del todo insuficiente. Por eso, los colegios agradecen tanto que los agentes de la Policía Local o las asociaciones vayamos a sus centros a completar esos contenidos.

Nuestro trabajo salva vidas, pero siempre quedará algún joven que, por falta de información, sufra un accidente. Ojalá contáramos con recursos para llegar a todos los centros educativos. Cada uno de nosotros puede hacer algo para mejorar la seguridad vial en nuestra familia, en la empresa o con los amigos, ¿por qué no lo intentamos?

Mar Cogollos es directora de la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (Aesleme).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de febrero de 2010