Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Barómetro de clima social / Febrero

El 84% rechaza retrasar la jubilación

El 94% asegura que la prolongación a los 67 años debería ser voluntaria

El Gobierno se mueve con indecisión en terreno minado. Sus propuestas sobre la modificación de las pensiones de jubilación, más allá de la indefinición y las rectificaciones, son rechazadas de forma abrumadora por los ciudadanos. Como mínimo, el Ejecutivo tendrá que hacer mucha pedagogía si decide seguir adelante con esa reforma, sobre la que ha actuado en una parte con freno y en otra con marcha atrás.

Un 84% de los encuestados rechaza alargar la vida laboral hasta los 67 años, tal y como puso sobre la mesa el Gobierno. Y el 76% está en contra de aumentar de 15 a 25 años la base de cotización para establecer la pensión de jubilación, tal y como barajó el Gobierno en el plan de estabilidad que remitió a Bruselas. Demasiados titubeos para un asunto tan sensible.

MÁS INFORMACIÓN

Los porcentajes de rechazo son muy similares entre los votantes del PSOE: el 80% para el aumento de la vida laboral y el 72% para la base de cotización.

Por edades, son los ciudadanos de entre 35 y 54 años los más reacios a aumentar dos años la vida laboral y a cambiar el cálculo de la cotización. Los que están comprendidos en ese tramo de edad estarían afectados de lleno si se retrasara la edad de jubilación que, en todo caso, se implantaría de forma progresiva. Es abrumador el porcentaje de encuestados que aseguran que, en todo caso, esa ampliación debe plantearse de forma voluntaria. Hasta un 94% asegura que debe ser una opción de cada trabajador, sin apenas variaciones de opinión entre las distintas edades y los distintos tramos de edad.

La opción de la ampliación voluntaria ha sido apuntada estos días como posibilidad por miembros del Gobierno y el PP ha insinuado que estaría a favor de esa propuesta si llegara a formularse. En todo caso, los encuestados sí parecen apreciar buena intención en Zapatero al barajar estas medidas. Así, un 41% considera que lo hace para luchar contra la crisis económica, frente a un 21% que asegura que lo hace para ganar credibilidad en España.

Y también admiten los españoles que las propuestas tienen coste para el Gabinete, porque el 55% asegura que con estas decisiones está empeorando la imagen del Gobierno de Zapatero. Sólo el 6% dice que la mejora y el 37% asegura que es indiferente.

Sobre el final del túnel de la crisis, los encuestados ven más próxima la luz en el de la crisis mundial que en el de la española. El 23% ve cerca el final de la crisis mundial y sólo el 9% el de la española. Hace un mes, era el 11% el que veía próximo el final de la crisis en España. También ha empeorado en el último mes la impresión de los españoles sobre su propia situación económica. Ahora el 29% afirma que es mala o muy mala, frente al 17% que la veía así el pasado enero.

Un grado de pesimismo que sirve de terreno abonado para castigar en las urnas a las opciones mayoritarias.

Los cementerios nucleares, en manos de los ayuntamientos

Los españoles quieren que sean los Ayuntamientos los que decidan si quieren que se instalen los cementerios nucleares. Es decir, que consideran que es correcto el procedimiento establecido por el Gobierno que deja al margen de la decisión a las comunidades autónomas.

En concreto, el 46% se pronuncia a favor de que decida cada municipio, frente al 34% que asegura que sólo debe decidir el Gobierno central. Y el 13% pide que se deje en manos de las autonomías.

En este momento, todos los Ayuntamientos que han presentado su candidatura para albergar este tipo de almacén están en comunidades en las que los barones socialistas se oponen. Castilla-La Mancha, Castilla y León y Cataluña son las comunidades afectadas y los respectivos líderes socialistas han mostrado su oposición, frente al criterio de los municipios y al del Gobierno, que ha dejado al margen a las comunidades.

Según la encuesta, el 50% de los españoles está a favor de la cadena perpetua revisable, el 28% la apoya si es de forma íntegra y el 20% asegura que en ningún caso. El PP, subido a las encuestas, ha agitado este debate anunciando una propuesta que aún no ha concretado de cadena perpetua revisable.

Rajoy mantiene su mala valoración

El pesimismo ciudadano se refleja también en que el PP ganaría las elecciones sin que los encuestados manifiesten una buena opinión de Mariano Rajoy. Si el 32% aprueba la gestión de Zapatero y el 64% la desaprueba, el caso de Rajoy es peor: sólo lo aprueba el 24% y lo desaprueba el 71%.

El PP aparece en la encuesta como mal menor para los ciudadanos y suscita la duda de saber hasta dónde llegaría su ventaja con otro líder. De hecho, de todos los políticos sobre los que se consulta el mejor valorado es Alberto Ruiz-Gallardón, seguido del lehendakari, Patxi López, y de la diputada de UPyD, Rosa Díez. Ruiz-Gallardón y López son los únicos políticos fuera del Gobierno que aprueban.

No ha empeorado la valoración del presidente del Partido Popular, pero el 71% rechaza su gestión como líder de la oposición; el 82% no confía en él y el 54% también considera que improvisa según vienen las cosas.

Incluso, el 60% de los votantes del PP asegura que su líder le suscita poca o ninguna confianza, aunque este porcentaje se mantiene estable en las encuestas de los últimos meses.

La indefinición o ambigüedad que Rajoy mantiene en algunos asuntos parece traducirse también en el 40% de votantes del PP que asegura que Rajoy no sabe lo que quiere, sino que va improvisando sus propuestas.

Con este clima de opinión hacia el Gobierno y la oposición, el porcentaje de ciudadanos que cree que la situación política es mala o muy mala llega al 70%, 10 puntos más que en enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de febrero de 2010

Más información