Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:'SOFTWARE'

Planeta App

Apple se lo inventó para su teléfono, pero el exitoso ecosistema se ha extendido incluso para mejorar los datos públicos de los Gobiernos

Lo penúltimo: el Gobierno británico divulga datos públicos para que los programadores añadan aplicaciones (apps) que los mejoren y los hagan más útiles.

Televisores, ordenadores, impresoras, libros electrónicos..., cualquier producto y cualquier marca abre su quiosco de apps. La reciente feria de Las Vegas tenía su zona app; la próxima de móviles de Barcelona, también. No es extraño que hasta los Gobiernos se apunten al planeta App.

A los 41 años, Jaime Fernández Vera se ha montado en la app economía. Es químico, pero otra pasión le quema: programar. Sus aplicaciones educativas en el iPhone, para consultar el diccionario de la RAE (RAEútil) o pescar sinónimos y antónimos, han arrasado en App Store y se han aupado al número uno en España, México y otros países. "Dan para un sueldo extra, pero prefiero no decir cuánto, hay mucha envidia", sonríe.

Como él, muchos desarrolladores se iniciaron en la escuela de los widgets, término que Apple y Yahoo popularizaron en 2005: códigos incrustables en cualquier página para crear sencillos programas de noticias, el tiempo, alarmas... Los widgets evolucionaron a aplicaciones online más complejas en julio del 2008, cuando Apple cogió desprevenida a la industria del móvil con su App Store. En 2010 todos tendrán una.Conquistado el móvil, en 2010 se está produciendo otro volantazo: la aparición de tiendas virtuales en múltiples plataformas.

Amazon ha trasladado el concepto al práctico Kindle. Apple lo intentará en los tablets con el iPad y su tienda de libros (iBook). Yahoo persigue lo mismo para televisores conectados a Internet. Acer lo anuncia para sus ordenadores.

Las tiendas Apps se han convertido en un negocio; más aún, en un medio de fidelización de la clientela. Su inventor, Apple, capitaliza el éxito. Tiene el 95% del mercado, su tienda muestra 100.000 aplicaciones y le reporta anualmente cerca de 1.000 millones de dólares, pese a que la mayoría son gratuitas y en las de pago el 70% del precio se lo lleva el autor.

Según Gartner, las tiendas online para el móvil moverán 6.800 millones de dólares este año, pero cada día va a ser menos un negocio exclusivo de Apple. Google, Nokia, LG, RIM, Palm, Vodafone, Verizon, Microsoft, Sony, Dell, Qualcomm..., del videojuego al televisor, todos abren su propia tienda app y miles de desarrolladores van detrás.

Droiders es una de las decenas de start-ups españolas que buscan subirse a la ola. Ocho informáticos a tiempo completo han diseñado sistemas para traducir voz y texto en el móvil, localizar lugares de interés próximos al usuario o recibir descuentos escaneando el código de barras de un producto. Con sede en Murcia, son rentables y esperan ingresar medio millón de euros en 2010 y doblar cada año, todo a base de crear aplicaciones en el móvil. "Y pronto en el iPad", asegura Julián Moreno, su fundador. "Lo de la app economía es complicado. O estás en el top 10 de muchos países o no recuperas la inversión. Por eso nos hemos centrado primero en desarrollar para empresas", explica Moreno.

Bio Wallet, en Cáceres, ha inventado un software biométrico para Android (sistema de Google para los móviles) que usa servicios de móvil (banca, micropagos...) identificándose a través del iris, la voz o la firma. La idea fue una de las 50 finalistas entre más de 1.700 proyectos del Android Developer Challenge. "Android tiene menos cuota, pero no existe la censura del App Store", dice José Luis Huertas, que está al frente del proyecto. "Si no le gustas a Apple, no entras".

Amazon ha trasplantado el modelo al lector de libros electrónicos. EA Mobile y Sonic Boom desarrollan puzzles y juegos de palabras para el Kindle. Se podrán descargar directamente del lector vía 3G o conectándolo al ordenador. "La ventaja sobre los smartphones es que el Kindle no tiene coste mensual ni contratos anuales", dice Cinthia Portugal, portavoz de la compañía. El Kindle se enfrenta a la competencia del iPad de Apple (de similar precio) y otros e-readers, como el Nook de Barnes & Noble, basado en Android. "Google integrará Android en otros e-books. El potencial de los programadores será enorme", dice Moreno.

Supermercados virtuales

Con su nuevo iPad, Apple vuelve a plantear una propuesta demoledora: crear un enorme supermercado virtual donde descargarse juegos, libros, periódicos, películas, música, procesadores de texto..., todo empaquetado y comercializable. Para los desarrolladores se abre un nuevo mundo. "Con este modelo, con unos cuantos clics y desde cualquier parte puedes acceder a cientos de programas en cuestión de segundos, algo impensable hace muy poco tiempo", dice Huertas.

Google tiene una visión diferente a la de Apple: las tiendas virtuales no son el futuro. "Las aplicaciones se incorporarán al navegador", aseguró Vic Gundotra, vicepresidente de ingeniería del buscador. Dicho y hecho, si Apple no admitió en su App Store su aplicación de voz, Google la metió en el iPhone a través de su navegador.

"Lo que sí traerá la utilización de estándares web, de HTML 5 y WebKit, será que la misma aplicación funcionará en todos los equipos y sistemas operativos a la vez", avista Julián Moreno. "Ya no habrá fragmentación".

Los Gobiernos se 'appuntan'

El Gobierno británico puso en la Web hace 15 días 3.000 bases de datos públicas -desde los precios de la vivienda en un pueblo al número de suicidios en las fuerzas armadas- para que la gente los aprovechara y realizara apps de uso público y abierto. Presentada la iniciativa por el creador de la Web, Tim Berners-Lee, también se enseñaron las 28 primeras apps. Todas ellas coinciden en tomar las ristras de datos y convertirlas en gráficos y estadísticas de más fácil comprensión, mezclándolas con la geolocalización en mapas. Las más frecuentes son las que te indican el dentista, el hospital y la escuela más cercana a tu casa; pero también cómo se gasta el Ayuntamiento o el Gobierno tu dinero, por qué carreteras transitan los camiones y los puntos negros del tráfico. Seis meses antes, la misma iniciativa la había tomado el Gobierno norteamericano, aunque con menos datos.

En España, el Gobierno del Principado de Asturias ha liberado mediante web semántica datos sobre formación ocupacional, edificios públicos y servicios de la Administración. "Este mes abriremos completamente las fuentes", dice su responsable José Manuel Alonso. "En dos horas es posible crear una aplicación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de febrero de 2010

Más información