Una reina desnuda se pasea por Murcia

La artista Carmen Molina para el tráfico con un retrato de Mariana de Austria

El proyecto de arte contemporáneo organizado por la Consejería de Cultura y Turismo de Murcia pretende "que el mundo entero mire el arte que se hace en la región". Lo ha conseguido. Ahora habrá que ver si la polémica no acaba pasando por encima de todos, consejero de Cultura incluido. Este año la bienal de arte contemporáneo PAC ha colocado durante un mes, en una línea de los autobuses urbanos de Murcia, una imagen en la que la joven artista Carmen Molina Cantabella hace un montaje con el cuerpo de una modelo desnuda y el retrato que hizo Velázquez de Mariana de Austria, esposa del rey Felipe IV.

En la imagen: el rostro regio pintado por el autor de las meninas sobre un desnudo explícito. Y junto a la imagen: el texto "Crisis? Qué crisis?", recordando -una vez más- el título del famoso disco de Supertramp. Molina Cantabella ha precisado que la obra está en las partes traseras de los autobuses "para que la gente se enfrente a la obra de una manera inesperada". Además de la obra de la reina desnuda, en la línea 2 de los autobuses de la ciudad, su propuesta incluye un cuadro del Conde Duque de Olivares sobre una lata de cerveza o el de una pareja de guardias civiles retirando un cuadro de Goya. Se mostrarán en los próximos días en otras dos líneas capitalinas, la 3 y 4.

La imagen trucada de quien fuera madre de Carlos II no ha dejado a nadie indiferente. Izquierda Unida en la región de Murcia ha considerado hoy "sexista, inapropiado y sacado de contexto" el cartel y ha pedido "el cese inmediato" del consejero Pedro Alberto Cruz. Sin embargo, el comisario de la muestra, Javier Cerezo, ha dicho que vivimos un momento de globalización en que "todo es irreverente, irrespetuoso, cruel y comercial". En cuanto al desnudo, Cerezo dice que "es una trivialidad" y que la autora simplemente "trata de reflejar un reinado que fue perdiendo poder y protagonismo". El alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara (PP), ha añadido que cuando vio la foto pensó que iba a llamar la atención y que a determinados sectores les iba a herir, si bien ha advertido que no se trata de algo vulgar, aunque los desnudos "son polémicos y deberíamos hacer esfuerzos todos para no herir la sensibilidad de nadie".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de febrero de 2010