Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal vota contra sí misma y su rechazo al almacén nuclear manchego

El PP se contradice al tratar de deslegitimar la política energética del Gobierno

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda (PSOE), hizo ayer que la líder de la oposición en la región y número dos del PP, María Dolores de Cospedal, se enfrentara a sus propias palabras. Barreda quería que las Cortes de Castilla-La Mancha aprobaran por unanimidad la siguiente resolución: "No debe instalarse ningún almacén nuclear temporal en Castilla-La Mancha, en ninguna de sus provincias, en ninguno de sus municipios". Estas declaraciones se corresponden con una afirmación hecha por De Cospedal en un desayuno con periodistas en Ciudad Real el pasado 19 de enero. Pero el PP voto en contra.

Tras un tenso pleno los votos populares, entre ellos el de la propia De Cospedal, fueron en contra de la resolución: en total 25 a favor y 21 contrarios. Los populares pretendían que se aprobara un texto en el que cargaban contra la política nuclear del presidente Zapatero. "Es una sucesión de reproches muy difícil de asumir", contestó Barreda. "No pretendo decir al Gobierno cómo gestionar materias a su cargo, pero defiendo el derecho de Castilla-La Mancha a pronunciarse sobre cualquier hecho que nos pueda afectar", dijo el presidente. "Lo nuclear en nuestra política energética son las energías renovables".

Industria anunciará en unos días los pueblos que optan al depósito atómico

La resolución del PP también iba en contra de las tres candidaturas presentadas en Castilla-La Mancha: Yebra (Guadalajara), Villar de Cañas (Cuenca) y Villar del Pozo (Ciudad Real). A pesar de eso, y de las palabras de la secretaria general del PP hace unos días, los socialistas no tuvieron el voto de los populares.

El presidente Barreda intervino para decir que al tratarse de unas palabras de De Cospedal pensó que tendrían un "denominador común" para entenderse en la votación. Pero no fue así. Y el PP expresó su rechazo por "oportunismo político".

El modelo que defiende el presidente de Castilla-La Mancha trata de potenciar la agricultura, el turismo y las energías renovables. Como rechazo a las candidaturas de los municipios de Villar de Cañas, Yebra y Villar del Pozo esgrime las complicaciones relativas al transporte que presenta la primera; el movimiento sísmico de 4,1 grados que se produjo cerca de Yebra en 2007, y la cercanía a un aeropuerto de Villar del Pozo. "Son datos objetivos que descalifican a estas localidades para instalar el ATC". Barreda remató: "Nos oponemos de manera razonable y razonada y nadie debería descalificarnos por ello".

Cospedal calificó el discurso del presidente de "alarmista", incoherente y de una irresponsabilidad sin límites. "Si el ATC es tan inseguro ¿cómo lo votó el señor Barreda para el resto de España?", se preguntaba. "No vamos a declarar a Castilla-La Mancha antinuclear". Cospedal aboga por una mezcla de energías diversificadas y seguras entre las que incluye la nuclear.

El PP se amparó en la falta de consenso en las localidades que aspiran a albergar el ATC para rechazar las candidaturas manchegas. Esta resolución, que también se votó, fue desestimada por 25 votos en contra y 21 a favor, ya que el grupo socialista consideraba que en el texto se incluían descalificaciones hacia ellos. Respecto a la contradictoria posición de Cospedal, Barreda la achacó a "que ha decidido venir con el gorro de secretaria general de su partido". Santiago Moreno, del Grupo Parlamentario Socialista, sentenció que "cuando tiene que elegir entre el PP de Génova y Castilla-La Mancha, siempre pierde Castilla-La Mancha".

El Ministerio de Industria prevé comunicar en unos días la lista de pueblos admitidos para albergar el almacén, donde se depositarían los residuos nucleares de todas las centrales de España. Y sobre junio o julio podría conocerse el emplazamiento definitivo. Por ahora, los aspirantes que han hecho pública su intención de acoger el cementerio nuclear son, además de los tres manchegos citados, Ascó (Tarragona), Zarra (Valencia), Santervás de Campos, Melgar de Arriba (Valladolid), Torrubia de Soria (Soria), Albalá (Cáceres) y Congosto de Valdavia (Palencia). Santiuste de San Juan Bautista (Segovia) se retiró ayer por la oposición de sus vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de febrero de 2010