ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 2 de febrero de 2010
El futuro de la Seguridad Social

El Gobierno y el PP acercan posturas en el retraso de la edad de jubilación

La oposición se muestra a favor siempre que sea voluntaria e incentivada - Salgado asegura que el Gobierno negociará la reforma de las pensiones

Las posiciones de los dos grandes partidos se acercan en el asunto más polémico del momento: la reforma de las pensiones. Mientras el Gobierno se muestra dispuesto a modificar sus propuestas, el PP dedicó ayer su sesión de maitines de los lunes, que reúne a los ocho miembros de la cúpula del partido, a estudiar su respuesta. Los populares, según fuentes de la dirección, coincidieron en que el sistema está en grave peligro y hay que reformarlo.

El PP está esperando a que el Gobierno aclare su posición, pero de momento evita un no rotundo a la ampliación de la edad de jubilación, una propuesta que está en línea con lo que el propio Rajoy ha venido defendiendo para hacer sostenible el sistema.

El PP considera que el sistema actual está en peligro

Los sindicatos empiezan a movilizarse contra la propuesta

El debate interno del PP llevó a una posición oficial. Dolores de Cospedal, la secretaria general, criticó la improvisación del Gobierno -los populares decidieron dejar que el Ejecutivo se queme todo lo posible con sus contradicciones internas y su indecisión- y pidió que cualquier propuesta se lleve al Pacto de Toledo, pero dejó claro que, con matices, el PP no está del todo en contra de la idea.

"El PP ya propuso prolongar la jubilación de los funcionarios de manera voluntaria hasta los 70 años. El PP estaría dispuesto a estudiar una reforma para ampliar la edad de jubilación de forma voluntaria e incentivada, siempre que no fuera una reforma aislada. Nosotros queremos que se haga en el marco de un amplio paquete de reformas que incluya la reforma laboral. Necesitamos más personas trabajando, y no menos pensionistas".

Al margen de la retórica pública, la reunión de la dirección del PP estuvo marcada por una enorme preocupación, según fuentes de este partido. Uno tras otro, los dirigentes utilizaron distintos datos para llegar a la misma conclusión: el sistema, cree el PP, está en peligro. Y si el Gobierno quiere hacer reformas, los populares están dispuestos a hablar. Pero quieren que la ampliación de la edad de jubilación sea voluntaria.

El Gobierno, también dispuesto a negociar, sostiene sin embargo que esa voluntariedad ya existe en algunos sectores, y no funciona, por eso han apostado por la obligatoriedad.

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, insistió ayer en que la propuesta del Ejecutivo es negociable. No podría ser de otra manera, puesto que el PSOE no cuenta con mayoría absoluta en el Congreso para sacarla adelante. Además, desde 1995, cuando se firmó el Pacto de Toledo, todas las reformas del sistema de pensiones se han sacado adelante por consenso y tras largas negociaciones en la Comisión parlamentaria.

"Estamos dispuestos a llegar a un acuerdo", dijo Salgado en una entrevista en TVE. La vicepresidenta señaló cuáles eran, en su opinión, los aspectos "abiertos" a la negociación. El primero al que señaló sería establecer excepciones para que pudieran acceder a la jubilación anticipada quienes desempeñen los trabajos más duros y menos sedentarios.

El otro punto atañe a la aplicación gradual del aumento de la edad de jubilación a los 67 años. La medida empezaría a aplicarse a partir de 2013, a un ritmo de dos meses por año, por lo que los 67 años completos se alcanzarían en 2025.

Pese a las críticas a la improvisación, el PP escucha también con interés la idea de que el Gobierno va a recortar 50.000 millones el gasto público, una exigencia de austeridad que Rajoy ha repetido una y otra vez.

El enfrentamiento en política económica ha sido total hasta ahora entre el PSOE y el PP. Los populares, ha dicho Rajoy en varias ocasiones, no quieren corresponsabilizarse de la política económica del Gobierno. El cruce dialéctico ha sido constante, en el Congreso y fuera de él. Sin embargo, a la hora de la verdad, el PP ha negociado con el Gobierno y respaldado las principales decisiones de los últimos meses. Es lo que sucedió con los fondos para dar liquidez a la banca, en 2008, y con el fondo de rescate (el FROB), en 2009. El PP votó a favor en ambos casos. En otros, como el fondo de 8.000 millones para obras de los ayuntamientos, se abstuvo.

De lo que no cabe duda es de que la propuesta de retrasar la edad de jubilación ha acabado con el clima de confianza que había entre sindicatos y Gobierno. "Es un golpe bajo", afirma en privado un alto dirigente sindical. No fue tan duro Cándido Méndez en Telecinco. Pero el líder de UGT dejó muy claro que ellos no comparten esta propuesta. Para Méndez hay que tratar de aproximar la edad real de jubilación a la edad legal. Y su propuesta para ello es que los jóvenes se incorporen antes a la vida activa y buscar estrategias para que las empresas no utilicen como recurso habitual el despido de los trabajadores mayores de 50 años.

Por su parte, ayer Comisiones Obreras lanzó una campaña contra la medida. El primer acto significativo será un encuentro el próximo jueves para el que han convocado a sus delegados. Al mismo tiempo, la organización dirigida por Ignacio Fernández Toxo también se ha puesto en contacto con el otro sindicato mayoritario, UGT, para estudiar iniciativas conjuntas para realizar una "campaña preventiva" contra la medida.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana