Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GARETH DAVIS | Consejero Delegado de Imperial Tobacco | Ley del Tabaco

"La ley antitabaco será devastadora para el sector de la hostelería"

Gareth Davis, 59 años, es consejero delegado de Imperial Tobacco desde agosto de 1996. En su mandato la empresa tabaquera británica se ha convertido en una multinacional, la cuarta del mundo en su sector, tras la compra de la alemana Reemtsma y de Altadis.

Pregunta. ¿Cómo valora la próxima legislación antitabaco que se prepara en España?

Respuesta. Creo en la tolerancia y en la libertad de elección y pienso que también lo hacen la mayoría de los fumadores y no fumadores, que es la principal razón por la que se han llevado bien durante generaciones. Altadis tiene un largo historial de cooperación con las autoridades españolas, y quiero que siga siendo así. Todavía no nos han consultado y no sabemos si existe ya un proyecto de ley redactado. Pero creo que cualquier cambio de la legislación actual sería innecesario y desproporcionado.

"Al comienzo el consumo caerá el 4% y luego se quedará en el 2%"

"Vemos difícil que haya más fusiones entre las grandes tabaqueras"

P. ¿Están preocupados?

R. A todos nos debería preocupar que el Gobierno siga adelante con sus planes. No sólo asestaría un gran golpe a la libertad de elección, sino que también podría tener un efecto devastador en el sector de la hostelería y causaría más daño a la economía española. Vengo a España con cierta frecuencia y me parece bien el derecho de los fumadores a poder disfrutar de un cigarrillo o de un cigarro con sus amigos en su bar o restaurante favorito. La legislación actual permite que esto sea así, además de tener también en cuenta a los no fumadores.

P. ¿Cuál es su experiencia de prohibiciones en otros países?

R. El efecto ha sido similar en todos los mercados; inicialmente se produce un descenso del consumo que se suaviza a lo largo del tiempo. El efecto en el sector de restauración, sin embargo, es una cuestión diferente. Tienen motivos para preocuparse. Las prohibiciones de fumar en lugares públicos en el Reino Unido entraron en vigor en julio de 2007, y desde entonces alrededor de 4.000 pubs han cerrado y unos 40.000 trabajadores han perdido su empleo. En los casos en que los pubs han sobrevivido, la gente se apiña en las esquinas fumando rápidamente para volver a entrar. Es una situación lamentable y deprimente. En España hay más bares y restaurantes, por lo que es previsible que la repercusión pudiera ser mayor que en el Reino Unido.

P. Entonces a su juicio es un mal momento para la reforma.

R. Estos planes son especialmente inoportunos en un momento en que el país está afectado por una recesión económica y la tasa de paro se acerca con rapidez al 20%. Creo que la inmensa mayoría de la gente comparte mi opinión, preferiríamos que los gobiernos se centraran en dar apoyo a las empresas en lugar de introducir una legislación que puede hacer que muchas cierren.

P. ¿Han evaluado el efecto que la nueva legislación podría tener?

R. Operamos en muchos países, lo que nos da una gran experiencia para trabajar en entornos con normativas diferentes. Este conocimiento nos permitiría gestionar la repercusión de la posible nueva normativa en España, al tiempo que seguir desarrollando nuestro negocio con éxito.

P. ¿Cuánto cree que se reducirá el consumo de tabaco?

R. De acuerdo con las tendencias que hemos experimentado en Reino Unido y otros mercados, creo que se produciría un descenso inicial del 4%, que con el tiempo podría establecerse en el 2%.

P. Tras sus planes de reestructuración industrial, ¿habrá nuevas pérdidas de empleo?

R. No es previsible que una potencial prohibición pudiera tener dicho efecto. Sin embargo, es conocido que operamos en una industria desafiante y muy competitiva, por lo que estamos analizando siempre la situación.

P. ¿Cree que el mapa mundial del tabaco está completo tras las últimas fusiones?

R. Es difícil que se produzca más consolidación entre las cuatro grandes debido a cuestiones de competencia, pero existen muchas oportunidades para adquisiciones a menor escala. Nos gusta hacer operaciones y haremos más en el futuro, pero nuestra prioridad ahora es reducir deuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 2010