Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fogón de El Bulli se apagará dos años

"En el formato actual me es imposible seguir creando", afirma Ferran Adrià

Consulta las respuestas de Ferran Adrià a los los lectores de ELPAÍS.com

"No me voy. No se cierra el espíritu de El Bulli, pero en 2012 y 2013 no se servirán comidas". Ferran Adrià, acaso el mejor cocinero del mundo, aprovechó ayer la cumbre gastronómica internacional Madrid Fusión para, en una multitudinaria conferencia de prensa, anunciar un cambio de rumbo. Lo llamó "la hoja de ruta del futuro de El Bulli" y quiso zanjar "especulaciones" sobre el cierre del restaurante de Cala Montjoi, en Roses (Girona). "Es verdad que pensé retirarme. Mi primera decisión fue dejarlo todo en 2012. Pero una persona me hizo ver algo: mi compromiso con mucha gente. No quiero dejar en la estacada a mi equipo ni a la cocina española. Seguiremos trabajando. Nuestro reto sigue siendo la creatividad", afirmó. Adrià se mostró entusiasta al dar la noticia. "Es una decisión de felicidad, estoy contento, es algo personal y laboral".

Un gran paréntesis

Insistió en que esos dos años serán un paréntesis, y en que no bajará la guardia, aunque reconoció que "en un formato como El Bulli actual es imposible seguir creando". "Llevamos 25 años trabajando 333 días al año y 15 horas al día", señaló acompañado de su amigo, codirector y copropietario de El Bulli, Juli Soler, responsable de la sala y de ese espíritu que Adrià lucha por conservar. El chef dejó claro que la decisión sobre el Bulli ha sido consensuada por su círculo íntimo. "Por el núcleo duro del equipo, ocho personas, en las que se encuentra Albert [su hermano]". Sobre las reservas, explicó: "Para 2010 están abiertas, del 15 de junio al 20 de diciembre. En 2011 tendremos el mismo formato [como en 2009, con apertura en otoño invierno incluida]. En 2014... pues sí se ofrecerá comida de alguna manera", indicó Adrià ante las insistentes preguntas de su auditorio, que incluyó al maestro Juan Mari Arzak en primera fila. "Sí daremos de comer cuando abramos, pero tendremos libertad. Puede que demos de comer a unos pocos o un banquete para mil".

Aunque confesó que sólo sabe "trabajar bajo presión", se le iluminó la cara al comentar que quería tiempo y libertad. "Nos merecemos normalizar nuestras vidas. Son ya muchos años de cocina, cocina, cocina... restaurante, restaurante...". "Necesito tiempo para reorganizar cómo será 2014", dijo. "Lo que está claro es que la vuelta no va a ser igual".

En estos dos años, "que realmente no son sabáticos", aprovechará para viajar -"me encantaría pasar un tiempo en China"- y preparar un curso con la Universidad de Harvard y la Fundación Alicia. A la pregunta de si el paréntesis es por las críticas hacia su cocina, Ferran Adrià se sacudió la cuestión: "Siempre nos critican. Como criticarán esta decisión de no servir durante dos años".

Consulta la página 'web' oficial de El Bulli y la 'web' oficial de Madrid Fusión

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de enero de 2010