Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Haidar regresa a Canarias para una revisión médica

La activista saharaui renovará su residencia en España

Aminetu Haidar, de 43 años, regresó ayer por la tarde a Canarias, un mes después de haber terminado en Lanzarote una huelga de hambre de 32 días. Mantuvo ese ayuno para que Rabat le permitiese volver a El Aaiún, la ciudad de donde la expulsó el 14 de noviembre a la isla canaria.

La más célebre independentista saharaui voló de El Aaiún a Las Palmas con un doble objetivo: someterse a una revisión médica en Madrid y renovar su permiso de residencia en España, que caduca mañana jueves, según fuentes de su entorno.

La tarjeta de residente le fue concedida en 2006, poco después de que saliera de la cárcel, por razones humanitarias. La ha utilizado para ser tratada en el hospital madrileño de La Paz de las secuelas que le dejaron los cuatro años que pasó en total detrás de los barrotes.

Amnistía denuncia el acoso que padece la saharaui en El Aaiún

La salida del aeropuerto de El Aaiún transcurrió sin sobresaltos pese a que, según contó Haidar, rellenó de nuevo la ficha policial indicando que residía en el Sáhara Occidental y no en Marruecos.

Durante su estancia de 32 días en la capital sahariana estuvo, en cambio, "sitiada" en su casa por las fuerzas de seguridad. Ayer, pese a su ausencia, su domicilio seguía "rodeado", según le comentó su madre por teléfono. Las autoridades de Rabat desmienten haberla acosado.

Horas antes de que Haidar volase a Las Palmas, Amnistía Internacional emitió un comunicado en el que asegura que "desde que regresó a su casa, [Haidar] no ha podido reanudar su vida normal ni su trabajo de defensa de los derechos humanos, pues las autoridades marroquíes la someten (...) a constante vigilancia y no dejan a nadie ir a visitarla". Haidar, añade, "está mal de salud, padece anemia y una úlcera de estómago". "Se está recuperando muy despacio de los efectos de la huelga".

En el aeropuerto de Gran Canaria la esperaban su abogada, Inés Miranda, y Carmelo Ramírez, presidente de la Federación Estatal de Instituciones Solidarias con el Sáhara.

El trato dispensando a Haidar, así como el encarcelamiento desde octubre de siete destacados activistas saharauis -pendientes de juicio por un tribunal militar- en la prisión de Salé, "preocupan mucho al Frente Polisario", afirmó ayer Emhamed Khadad, su coordinador con el contingente de la ONU.

El mediador de la ONU en el conflicto de la ex colonia española, el norteamericano Christopher Ross, ha propuesto a Rabat y al Polisario celebrar en febrero una reunión negociadora informal en Nueva York similar a la que se desarrolló en agosto en Dürnstein (Austria).

Ross deberá presentar en abril un informe al Consejo de Seguridad de la ONU y desea a toda costa demostrar que ha logrado algo, aunque sean meros encuentros informales.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de enero de 2010