Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Selectividad registra el mayor aumento de los últimos 15 años

Crece el número de universitarios y el de mayores de 25 que se reenganchan en la educación superior - La UNED ha recibido un 37% más de alumnos

Cada vez más datos confirman los pronósticos que esperaban que la crisis engordara las cifras del sistema educativo. El último es el número de alumnos que realizaron el año pasado las pruebas de acceso a la Universidad (Selectividad): fueron algo más de 230.000 alumnos, un 5,6% más que el año anterior. Ese aumento supone la mayor subida de los últimos 15 años. Sin datos oficiales hasta dentro de unos meses, aún no se conoce la cifra exacta en que se traduce ese aumento en las matrículas nuevas de toda la universidad. Pero, según los datos recabados por este periódico de 17 centros públicos presenciales, el número de alumnos nuevos ha crecido una media del 10% este curso, lo que, si se extendiese finalmente a todo el sistema, significaría también la cifra más alta desde 2002. En la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), la cifra de estudiantes nuevos ha crecido más de un tercio, un 37%.

Con más paro, crece el beneficio de seguir estudiando, explica un experto

Que se mantenga el repunte dependerá de lo que dure la crisis, señala otro

Descartadas las explicaciones demográficas (el repunte de natalidad sólo ha llegado, por el momento, a la educación primaria, ya que en la ESO el alumnado ha vuelto a descender este curso), se alza en su lugar la crisis, que hace girar la vista a la educación. En cuanto al pequeño repunte en Selectividad, una explicación convincente para el experto en estadística educativa de CC OO Miguel Recio es que en ese contexto, un pequeño porcentaje de alumnos que no hubieran aprobado o no hubieran hecho las pruebas de acceso han decidido hacer un esfuerzo.

El profesor de Economía de la Universidad de Jaén Juan Hernández Armenteros habla del coste de oportunidad, es decir, que merece más la pena seguir estudiando cuando hay mucho paro, sobre todo en los sectores menos cualificados y entre los jóvenes (nada menos que del 42%). Y añade otro matiz: "Están calando la información y la concienciación sobre la ventaja comparativa de seguir estudiando", asegura.

En la última década se ha ido reduciendo tanto el alumnado que se presenta a Selectividad como el número de universitarios: esta última cifra bajó en ese tiempo un 13,1%. La razón principal, asegura la última estadística publicada por el Gobierno, es el descenso del 18,3% de la población de 18 a 24 años en la década que acaba de terminar. En las pruebas de acceso a la universidad, el número de estudiantes ha estado bajando desde 1994, con la única excepción de 2007, cuando creció apenas un 0,5%.

La consecuencia lógica del aumento de estudiantes en Selectividad de este año es el aumento de universitarios, pero aún no hay datos centralizados ni actualizados. Aunque aquí también hay indicios más que claros. En primer lugar, las cifras de Selectividad, no las de matriculados, sino las de aprobados. Fueron casi 190.000, un 5,2% más que el año anterior, y también el mayor crecimiento de los últimos 15 años.

Por otro lado, también hay que señalar que parte de los nuevos universitarios no proceden de la Selectividad, sino de la FP de grado superior (en el curso 2006-2007, un 9,5% de los recién llegados venían de la FP). Así, las preinscripciones en la universidad también han aumentado en distintos puntos de España, por ejemplo, en Cataluña, un 9,9% más que el curso anterior. Pero la cifra exacta de aumento está por ver, ya que las preinscripciones no se corresponden exactamente con la matrícula real. Aunque ese porcentaje catalán coincide con la media de crecimiento en las 17 universidades públicas presenciales consultadas (ver gráfico). Entre ellas, sólo una, la Universidad de La Laguna, ha recibido menos alumnos nuevos. Los mayores aumentos están en la de Burgos (30%), o la Rey Juan Carlos de Madrid (20%).

Hay que tener en cuenta que el sondeo se ha hecho sólo en universidades públicas, y que la crisis podría estar alejando de los campus privados, bastante más caros, a parte de su posible alumnado. Entre 2002 y 2009, las privadas ganaron un 6% de alumnos, mientras las públicas perdieron un 9% en ese mismo periodo.

Pero otro dato importante, que respalda aún más el argumento de la crisis como motor del crecimiento de estudiantes, es la prueba de acceso para mayores de 25 años, la opción que permite a los adultos reengancharse en la universidad: la cifra creció un 19% respecto al año anterior. Un aumento importante, pero menor del de 2007, del 24%. Las fluctuaciones en esta parte de las pruebas siempre son mayores.

En la misma dirección apuntan las cifras de la UNED: al curso 2008-2009 llegaron casi 55.000 alumnos nuevos y han sido más de 73.000. No sólo se trata de estudiantes que llegan al primer curso, sino también alumnos que retoman sus estudios antes de que se extingan definitivamente, o personas que, procedentes de otras universidades, quieren continuar la carrera a distancia, explica una portavoz.

El pico de alumnos mayores no se había visto en crisis anteriores, señala el economista de la Universidad Pompeu Fabra José García-Montalvo, por lo que habría que estudiar mejor las causas de ese comportamiento. Por lo demás, el crecimiento de universitarios dependerá en los próximos años, conjetura, de lo que dure la crisis y si se sale de ella con un sistema productivo nuevo que, como se pretende, requiera muchos más puestos de alta cualificación de los que requieren ahora.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de enero de 2010