Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Todo un mes para vivir otras historias

'Metrópolis', 'Días de vino y rosas', Fedra' y 'Fiebre del sábado noche', en el Festival de Teatro de Málaga

Sátiros, ogros, dromedarios, músicos y bailarinas de más de cuatro metros sorprendieron ayer con sus danzas e historias a los malagueños que se entretenían de tienda en tienda en las calles Larios y Granada. La fanfarria que acompañaba a estos descomunales títeres de la compañía francesa Le Caramantran servía de aviso de la inauguración de la 27ª edición del Festival de Teatro de Málaga, que este año, y pese a la crisis y la reducción de su presupuesto, propone 12 espectáculos de sala de primer nivel, cuatro de calle, y diversos encuentros y lecturas dramatizadas.

Los teatros malagueños Cervantes y Echegaray calentarán durante algo más de un mes las frías noches del invierno. Por sus escenarios desfilarán hasta el 14 de febrero todo tipo de historias, de tendencias y estilos escénicos, desde la arriesgada y multidisciplinar actualización de Metrópolis, de Fritz Lang, facturada esta vez por Teatro Che y Moche, hasta Fedra, de Juan Mayorga, que protagonizan el malagueño Fran Perea y la veterana Ana Belén. Protagonista será también Noviembre del reputado guionista, director y dramaturgo estadounidense David Mamet, producida por Antonio Resines y con Santiago Ramos en el papel de un presidente de los EE UU venido a menos.

La malagueña Laura Insausti y la Free Soul Band, juntos en un musical

La cita incluye 12 espectáculos de sala, cuatro de calle y varias lecturas

El festival se abre mañana lunes en el Cervantes con la versión teatral de Días de vino y rosas, que dirige Tamzin Townsend y protagonizan Silvia Abascal y Carmelo Gómez, pareja que se autodestruye ahogada en alcohol. Por su parte, el Teatro Echegaray se estrena como escenario del festival (viernes 15 y sábado 16) con Historia de Juan, nacido de un oso, una fábula escalofriante basada en la tradición oral que dirige y protagoniza Albert Vidal, actor heredero de la línea de Dario Fo o Jacques Lecoq.

"Cada una de las obras del festival tiene su por qué, pero yo destacaría la adaptación de Metrópolis, de Fritz Lang, que ha hecho Joaquín Murillo. Es una obra poco conocida, pero bellísima. Viene sólo un día porque está muy demandada", explica el director de producción del teatro Cervantes, Miguel Gallego, sobre la versión teatral de esta influyente película que se representa el día 7 de febrero.

Antes, dos obras de peso: Fedra, de Juan Mayorga, (22, 23 y 24 de enero) y Noviembre (27 y 28 de enero).

"También hemos incluido en la programación dos musicales, género que el público ha puesto de moda. Además de Fiebre del sábado noche (15 y 16 de enero), un musical con canciones de los Bee Gees, se representa Do you love me? (29 y 30 de enero), una arriesgada apuesta local de la cantante y actriz malagueña Laura Insausti y la Free Soul Band que homenajea a la época dorada del soul y del funk", añade Gallego, satisfecho por la participación de artistas locales en el festival.

La música seguirá siendo la protagonista gracias a la propuesta que trae la actriz polaca Hanna Schygulla. La musa de directores como Fassbinder repasará su vida acompañando los distintos acontecimientos con las canciones que la han marcado (22 y 23 de enero).

Junto al teatro, la animación callejera seguirá sorprendiendo a los viandantes. Tras la actuación ayer de Le Caramantran pasearán sus travesuras por el centro de Málaga Bebé Charly, un gigante de un año algo malvado y el trío Homs Fums, tres títeres humanos con máscaras inspiradas en cómics (13 y 14 de enero). Además, el alemán Johan Lorbeer se colgará de las paredes del Centro de Arte Contemporáneo los días 20 y 21 de enero. Ajeno a la gravedad, Lorbeer se convierte en escultura humana, en una obra de arte viva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de enero de 2010