Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El recorte en Ciencia será del 8,7%

El trámite parlamentario de los Presupuestos suaviza, pero no anula, el ajuste para el Ministerio de Garmendia - Aun así es uno de los más castigados en 2010

El Ministerio de Ciencia e Innovación, con un recorte definitivo del 8,77% en su presupuesto (gastos no financieros) para 2010, ha quedado finalmente como el segundo más perjudicado -detrás de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (-10,3%)- en los Presupuestos Generales del Estado. El departamento de Cristina Garmendia era el que sufría la mayor reducción (un 15%) en el proyecto presupuestario elaborado por el Gobierno. Las enmiendas aprobadas en el Parlamento han atenuado un poco su panorama para este año, aunque no despega de la cola de los ministerios -por recortes- en este año de contención de gasto público.

El total reflejado para Ciencia e Innovación en el documento definitivo asciende a 5.443 millones de euros, pero casi el 60% de esta cantidad (3.218 millones de euros) son créditos, que se dirigen a las empresas y que éstas contabilizan como aportación de fondos propios en las estadísticas de I+D porque tienen que reembolsarlos. El mayoritario capítulo de créditos aumenta un 13,26% este año (pese a que la ejecución de esta partida, en 2008, fue baja), y al contabilizarlo junto con las subvenciones, Ciencia e Innovación afirma que su presupuesto aumenta en 2010 un 3, 09% respecto a 2009. Pero la investigación científica se financia con subvenciones (gastos no financieros), y esa partida se sitúa en 2.225 millones de euros en el Ministerio de Ciencia e Innovación frente a 2.439 millones en 2009.

La reducción sólo ha sido mayor en el Ministerio de Medio Ambiente

El 8,77% de reducción definitiva en gastos no financieros, responde a la comparación entre el dinero de 2010 con el aprobado en los Presupuestos Generales del Estado de 2009 para el departamento de Garmendia, pero no hay que olvidar que éste también ha contado con 490 millones de euros extra (subvenciones) del Plan E, por lo que el recorte real para 2010 es mayor. Este año, los 5.000 millones del Fondo Estatal de Inversión Local (frente a los 11.000 millones del año pasado) van enteramente dirigidos a los ayuntamientos y no hay una parte para los ministerios, como en 2009. Además, el Fondo de Economía Sostenible será también de créditos. De los 490 millones de Plan E en 2009, algo más de cien se han dedicado a convocatorias competitivas de proyectos de I+D del Plan Nacional, lo que ha sido una importante ayuda en los prepuestos ya austeros del año que acaba de terminar.

De los 153 millones de millones de euros de mejora aprobados en el Parlamento para I+D, la mayor parte (80 millones) está asignada expresamente a una treintena de fundaciones y proyectos del País Vasco en una enmienda pactada por el PNV y el PSOE en el Congreso, como parte del pago político para lograr el apoyo del grupo nacionalista a los presupuestos del Gobierno.

Además, hay otras pequeñas partidas también directamente asignadas a centros e instituciones de algunas comunidades autónomas (con Coalición Canaria, por ejemplo, se adjudicaron tres millones de euros extra al Instituto de Astrofísica de Canarias). En total, de esos 153 millones, sólo 27 van destinados al Plan Nacional de I+D (que financia los proyectos de investigación de excelencia sometidos a rigurosa evaluación), y 17 millones a I+D tecnológico e industrial, orientado a las empresas y gestionados por la Secretaría General de Innovación.

El recorte presupuestario para ciencia que planteó Economía y Hacienda a finales del verano pasado en el borrador de presupuestos era del 37%, lo que provocó alarma, preocupación y protestas de científicos, sindicados y asociaciones de investigadores. Cuando el proyecto presupuestario llegó al Parlamento, la reducción para Ciencia e Innovación era del 15% (un 17,5% en el capítulo de transferencias de capital). Ante el recorte ya abiertamente propuesto, se intensificaron las protestas.

Los grandes perjudicados de los presupuestos de ciencia de 2010, en el proyecto y en el documento definitivo, son los Organismos Públicos de Investigación (OPI), que, aún incorporando los recursos que ellos mismos captan con sus proyectos y contratos, sufren un recorte medio del 13%. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), cuenta este año con 728 millones de euros, frente a 843 millones en 2009.

Ha mejorado algo en el paso por el debate parlamentario el Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas), uno de los OPI más perjudicados en el proyecto presupuestario del Gobierno, con un recorte inicial del 26%. Frente a los 116 millones de euros de 2009, se pasaba a 86 millones en 2010, pero finalmente se especifica en el documento final del presupuesto que contará con 91,5 millones.

Para el resto de los OPI no varia la dotación presupuestaria del borrador, ni siquiera para los más afectados por las reducciones, como el Instituto Geológico y Minero de España (29%) o el Instituto de Salud Carlos III (-10%). Los tres millones de euros que perdía el Instituto de Astrofísica de Canarias en el proyecto presupuestario (de 22 millones de a 19) se han repuesto con la enmienda pactada por el PSOE con Coalición Canaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de enero de 2010