Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las 'webs' de descargas se podrán cerrar en un mes con orden judicial

La futura Comisión de Propiedad Intelectual actuará como órgano denunciante

El Gobierno ya tiene perfilado el procedimiento para bloquear páginas web que alojen o faciliten sin permiso la descarga de archivos sujetos a derechos de autor como películas, canciones o videojuegos. El modelo permitirá el bloqueo de las páginas o la retirada de contenidos ilícitos por un procedimiento rápido -menos de un mes- a propuesta de la Comisión de la Propiedad Intelectual, pero con autorización judicial previa.

Este modelo de la autorización judicial para adoptar una medida cautelar es el que emplean los ayuntamientos para la paralización de una obra o el que permite la retirada de anuncios y campañas publicitarias ilícitas, bien por tratarse de publicidad falsa o porque difunden mensajes que dañan la reputación de una persona o una entidad. En ambos casos, la petición proviene de un organismo administrativo o un particular: Instituto Nacional de Consumo, ayuntamientos, asociaciones de consumidores o titulares de un derecho o de un interés legítimo, entre otros.

El modelo es similar al que se aplica para retirar un anuncio engañoso

Para pedir la cesación de la actividad es preciso una autorización judicial previa, aunque el juez no entra en el fondo del asunto, sino que sólo decide si el organismo solicitantes es pertinente para pedir la suspensión, y con ésta no se vulnera algún derecho fundamental. Esta intervención cautelar otorga una mayor rapidez al proceso, añadiendo efectividad a la medida que, de seguir el cauce judicial ordinario resultaría ineficaz, al haberse producido el daño ya, puesto que la sentencia llegaría posteriormente.

En el caso de las descargas de Internet, el organismo administrativo será la controvertida Comisión de Propiedad Intelectual. Ésta tendrá la potestad de pedir autorización judicial para que la página web que vulnere los derechos de propiedad intelectual retire los contenidos ilícitos o, en su caso, sea bloqueada. El juez deberá decidir si la solicitud está fundamentada, si la Comisión es competente para pedir el bloqueo de esa página y si al hacerlo no se vulnera ningún derecho fundamental. No obstante, el fondo del asunto es decir, la controversia derivada de si la página web vulnera o no la ley -en este caso la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) y la Ley de Propiedad Intelectual (LPI)- pueden ser dirimidas a posteriori por los cauces ordinarios. Es decir, se trata de un procedimiento mixto que permitiría a la Comisión pedir medidas cautelares rápidas con una autorización judicial previa, aunque tanto la Comisión como los responsables de la web denunciada deben dirimir la querella sobre el fondo del asunto en la jurisdicción ordinaria. El trámite entre la solicitud del cierre de la web y la concesión o denegación del mismo será "brevísimo", menos de un mes, y, en "casos especiales, incluso en una semana", según fuentes del Ejecutivo.

El Gobierno intenta dar así una solución salomónica que contente a la industria cultural -representada por la llamada Coalición de Creadores-, ofreciéndole tal y como reclamaba un procedimiento rápido para impedir las descargas no autorizadas, y de paso calmar a gran parte de la comunidad internauta, introduciendo la autorización judicial previa, cuya demanda provocó una revuelta digital que obligó al Gobierno, con su presidente José Luis Rodríguez Zapatero a la cabeza, a salir a la palestra para asegurar que "no se cerrará ninguna web" sin que lo decidiera un juez.

Antes de que un juez adopte cualquier medida cautelar, será preciso otorgar una serie de garantías a los dueños de las páginas web, como concederles un plazo para que supriman los elementos ilícitos de las páginas afectadas, cuya duración podría rondar los tres días, como sucede en el caso de la publicidad engañosa.

Para la puesta en marcha de este procedimiento, el Gobierno quiere evitar a toda costa modificar ninguna ley y pretende introducir este mecanismo en un reglamento que desarrolle la disposición final de la Ley de Economía Sostenible. Fue en esa disposición en la que el Ejecutivo modificó la LSSI equiparando la "salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual" a los otros cuatro motivos que hasta ahora permitían restringir y, en su caso, interrumpir la prestación del servicio, como son la investigación penal y la seguridad nacional; la salud pública; la dignidad de la persona y la protección de la infancia. La disposición también modificaba la Ley de Propiedad Intelectual creando la Comisión de Propiedad Intelectual, una comisión de ámbito nacional integrada por expertos independientes encargada de la salvaguarda de los derechos de autor en Internet.

El reglamento debe precisamente dilucidar la composición y el funcionamiento de esta comisión. Se quiere que la misma esté integrada por expertos independientes, entre los que figuren magistrados, abogados expertos en propiedad intelectual y representantes del mundo de la cultura e Internet.

Un asunto políticamente incorrecto

El Gobierno debía haber presentado las conclusiones del informe que le encargó a la Comisión Interministerial sobre la protección de los derechos del autor antes de fin de año, pero prefirió posponerlo para el primer Consejo de Ministros de 2010, que se celebrará el próximo viernes, día 8.

Y es que el Ejecutivo quiere andar con pies de plomo en este tema. La polémica surgida cuando EL PAÍS desveló que La Moncloa había introducido inesperadamente y con secretismo la legislación antidescargas en la Ley de Economía Sostenible, puso en serios apuros a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y desató una tormenta de declaraciones entre varios miembros del Gobierno para intentar calmar los ánimos.

La propuesta final no es la única que se ha barajado. Entre otras fórmulas, se contempló la posibilidad de crear juzgados especiales para delitos contra la propiedad intelectual, que tramitaran los casos con juicios rápidos. Sin embargo, parece improbable que se adopte finalmente esta medida, considerada cara y poco ágil, puesto que necesitaría montar una infraestructura completa.

La polémica ha sido rápidamente instrumentalizada en el ámbito político. La oposición, con el PP a la cabeza de la manifestación, ha tachado el proyecto de un intento de censura en Internet y ha pedido su retirada. Ante el oportunismo del PP y la airada reacción de muchos internautas contra el proyecto, el PSOE ha intentado marcar distancias, y miembros del partido -e incluso algunos de los que se han erigido en portavoces del movimiento internauta, muy próximos al PSOE- han tratado de exculpar a Zapatero y a su Gabinete de la autoría de la norma, culpando a la ministra de Cultura, que figura como independiente. Ahora, esa normativa va a ser tratada por el Consejo de Ministros.

Y el Gobierno, en pleno, deberá asumir sus consecuencias.

Hitos antidescarga

- 16 de abril 2009. Redtel, que agrupa a las operadoras de acceso a Internet y la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, rompen las negociaciones

para una regulación de consenso. El Ejecutivo encarga a una comisión interministerial un informe con propuestas legislativas contra la "piratería".

- 25 de noviembre. El Parlamento Europeo aprueba la directiva que da libertad a los Estados de la UE para legislar sobre el control de la Red. Con los votos de PP, del Grupo Socialista y del Partido Pirata sueco, se elimina la enmienda que obligaba a la intervención judicial previa.

- 1 de diciembre. EL PAÍS desvela que la disposición

final de la Ley de Economía Sostenible incluye una normativa antidescargas. Se introduce la "salvaguarda de los derechos de propiedad intelectual" como uno de los cinco motivos por los que se puede bloquear una página web y se crea una Comisión de Propiedad Intelectual

como órgano administrativo denunciante.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de enero de 2010

Más información