Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALMUERZO CON... SANTIAGO ÍÑIGUEZ

"Hay que mezclar: pescado con carne, arte con empresa..."

No tiene escritorio en su amplio despacho de rector. Sólo una balda para el ordenador en una esquina. Trabaja en una gran mesa con ocho sillas de diseño. Asegura que ese ambiente informal anima a los alumnos a ir a verle ("la función hace la forma"). Huye así de la solemnidad de los despachos y de esas antesalas que buscan impresionar al visitante ("como ocurre en el Vaticano cuando vas a ver al Papa"), y hacerle un llamamiento a la humildad ya antes de entrar.

Elige el restaurante, uno de sus favoritos, Alboroque. Todos le conocen allí. Habla con pasión del chef, Andrés Madrigal. De su calidad, de su gusto, no sólo gastronómico. El local está salpicado de obras de arte. Me presenta a Óscar López, el sumiller. Escoge un vino. Es de Madrid y de uva garnacha ("abiertito de color, suave...").

El rector de IE University dice que en España falta 'emprededurismo'

Íñiguez es experto en formación de ejecutivos y, aunque muy pragmático en algunos temas, deja ver a lo largo de la conversación su perfil más humanista. Formado en una universidad emblemática, Oxford, ha escrito libros de filosofía moral y política, es especialista en relaciones internacionales, un apasionado de la música clásica... Vuelve la mirada a la mesa para confesar su pasión por el aceite de oliva, que rebaja con agua en las ensaladas para tomar menos grasa. "Me gusta Andrés porque mezcla mucho las cosas". De hecho, nos acaban de servir unas brochetas de verduras con puré. "Hay que mezclar las cosas: sólido con líquido, pescado con carne...", sentencia Íñiguez. Precisamente en la universidad se están empezando a mezclar las cosas. "Profesionales como los arquitectos y artistas, por ejemplo, que siempre han sido reacios al mundo de los negocios, están metiéndose en la empresa. Hay que mezclar arte y empresa. Y recuperar el espíritu de la Bauhaus: buen precio y diseño para el pueblo". El rector cree que "el diseño hace feliz a la gente".

Íñiguez dirige la IE University, creada por el Instituto de Empresa, una de las escuelas de negocios de más prestigio. Imparten títulos en inglés y español, y buscan el talento. Cuando lo encuentran, becan al alumno. Y van a dar formación en administración de empresas en todas sus carreras ("en España falta emprededurismo").

La IE tiene su principal campus en un convento del siglo XIII de Segovia. La pregunta es obligada. ¿Cordero o cochinillo? "Cochinillo". Aunque el menú de Madrigal no tiene nada que envidiar a un buen cordero segoviano. Llega el plato principal: rodaballo. "Exquisito", repite el rector.

Es muy bloguero. Tiene un interesante blog (www.deanstalk.net) con dos amigos, la responsable de Business Education del Financial Times, Della Bradshaw, y el decano de la Tuck School of Management, Paul Danos. En él debaten sobre la formación de ejecutivos, responden dudas, dan consejos...

A lo largo de la comida ha insistido en que hay que romper mitos en la educación. Acaba con otro: "No es verdad que la gente incomprensible sea la inteligente".

Alboroque. Madrid

- Tapa de gelatina de pulpo con espuma de maíz y quitlacoche.

- Tapa de caldo de pato a la provenzal con menta, tomates confitados y tierra de setas.

- Verduras asadas y ahumadas en hierbas deshidratadas sobre zanahoria.

- Rodaballo en costra de especias, hinojo y salsa al vino tinto Vermilion.

- Helado de chocolate amargo sobre galletas rotas de macadamia, goji y un toque de whisky.

- Vino Navaherreros 2007.

Total dos menús: 70 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de diciembre de 2009

Más información