Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALEJANDRO INURRIETA | Concejal socialista del Ayuntamiento de Madrid

"El PSM ha perdido peso y prestigio en la sociedad madrileña"

La militancia socialista de 25 años del concejal Alejandro Inurrieta pende de un hilo. Hace un mes criticó duramente en su blog al secretario general del PSM, Tomás Gómez, y a la línea política de su partido. El post no sentó bien y tiene abierto un expediente en el que se han incluido asuntos que no tenían nada que ver y que se habían producido hasta un año antes. Cree que en todo esto hay una cierta inquina personal que acabará con su expulsión del partido.

Pregunta. ¿Se arrepiente de lo que publicó en su blog contra su partido y Tomás Gómez?

Respuesta. No. Es algo que la sociedad y muchos madrileños pensamos. Es obvio que el PSM ha perdido mucho peso institucional y prestigio en la sociedad madrileña. Estamos en un momento muy delicado en el que en las próximas elecciones podemos tener un resultado peor. O eso dicen las encuestas.

"El discurso de Tomás Gómez carece de profundidad"

"El tema de la sede o ausentarse de los actos del 11-M fue un error"

P. ¿Entiende que por disciplina se le abra el expediente y se le pueda llegar a expulsar?

R. En ningún caso, en un partido democrático, a un militante sea o no cargo público por hacer un análisis de la situación del partido, que es palmaria, se le puede expulsar. He repasado los estatutos y hay artículos claros en los que se dice que un militante puede expresar opiniones públicas siempre que no se denigre a nadie. Y en mi ánimo no estaba esa intención.

P. ¿Cree que le expulsarán?

R. Sí. Hay un deseo de que esto no ocurra con otros militantes y sirva como escarmiento. Si eso ocurre, me dolería, pero dejaría mi acta de concejal. Luego, políticamente y socialmente tendrán que explicarlo.

P. Usted sí se refería concretamente a Gómez como un "munícipe", "líder sin contenido"...

R. Decía que había cierta vaciedad en el discurso de esa persona. Pero eso es una crítica política, no personal. Su discurso adolece de profundidad, y eso lo comparte buena parte de la sociedad madrileña. Ahí están las encuestas de valoración.

P. ¿Usted realizó esas quejas en algún órgano del partido?

R. Los que me conocen saben que las he hecho cuando estaba en el comité regional de la anterior etapa. Y he escrito mucho en muchos foros, internos y externos. No tenemos que tener miedo a que nuestras opiniones, como han hecho Leguina o Sevilla, se hagan públicas.

P. ¿El PSM debería buscar otro candidato?

R. Lo tiene que decidir el partido y la ejecutiva. Pero a día de hoy, la valoración y conocimiento de Gómez y del PSM distan mucho de llevarnos a la victoria.

P. ¿Cuáles son los errores cometidos por el partido a los que se refería?

R. Ausentarse de los actos del 11-M dolió a muchos madrileños. Fue un error. Luego, la conferencia política, que estaba pensada para elegir candidato y desde mi punto de vista se quedó huérfana de contenido.

P. ¿Y las obras sin licencia en su sede?

R. Otro error. Se tuvo que tener más celo. Ya se ha subsanado y está la licencia, pero la imagen del partido quedó en entredicho.

P. ¿A qué se refería con que nunca se han alimentado como ahora las fobias personales?

R. Hablo por observaciones de otras personas y por mi caso personal. La fuerza con la que se ha salido con mi tema, incluso la acusación de que yo era una persona conflictiva sin apenas conocerme, me dan la sensación de que en mi caso, y en algún otro, hay temas personales que enturbian mi defensa.

P. Este verano se vio envuelto en un incidente. Llamó a la policía porque no le dejaban entrar en una discoteca ¿Qué pasó?

R. Me identifiqué como concejal para pedir las licencias y comprobar el ruido, aforo y otras denuncias de los vecinos. Se levantó un acta, que pondré a disposición del partido porque existe y no me la han pedido. Pedí a la dirección la posibilidad de defenderme, me dijeron que no hiciera declaraciones y el hecho quedó ahí sin resolver.

P. ¿Y el partido qué le dijo cuando salió en prensa?

R. No me preguntaron qué había ocurrido. Y ahora se instruye un expediente y se incorpora como un elemento punitivo que podría desencadenar mi expulsión. Se me acusa también de otras declaraciones de hace más de un año. Si son hechos muy graves, ¿por qué no se investigaron antes? Sólo se quiere mezclar el blog con supuestos hechos anteriores. Es bastante injusto.

P. ¿Ha recibido apoyo de concejales o diputados?

R. Humanamente, bastantes. Otros compañeros, como Jordi Sevilla, han apoyado políticamente el contenido de lo que dije. Y lo agradezco profundamente.

P. ¿Cree que es posible batir a Aguirre y Gallardón?

R. Veo muy difícil que la izquierda, que debería gobernar en coalición, pueda cambiar el poder en la ciudad y en la región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de diciembre de 2009