Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón confirma el envío de otros 511 militares a Afganistán

El contingente español superará los 1.500 soldados en 2010

España aumentará en 511 efectivos su contingente permanente en Afganistán, que superará en 2010 los 1.500 soldados. Así lo confirmó ayer en el Congreso la ministra de Defensa, Carme Chacón, quien explicó que 465 militares se dedicarán a la "formación, capacitación e instrucción" del nuevo Ejército afgano y otros 46 se integrarán en los cuarteles generales de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF).

Chacón concretó la cifra en la réplica a los portavoces parlamentarios, pues en su intervención inicial sólo adelantó que se enviarían "tres nuevos equipos de formación [ahora hay dos] que, además de los instructores, incluirán las unidades de protección complementarias. Con esto", agregó, "el año próximo España formará a 2.000 militares del Ejército afgano. Eso significa que a uno de cada veinte lo formarán militares españoles". Además, se enviarán 40 guardias civiles para el adiestramiento de la policía afgana.

España formará a uno de cada 20 miembros del Ejército afgano

Defensa anuncia un "repliegue progresivo" de Bosnia-Herzegovina

Chacón justificó este esfuerzo por la necesidad de acelerar la afganización; es decir, el fortalecimiento de las instituciones afganas para que éstas puedan hacerse cargo cuando antes de su propia seguridad. La ministra eludió, sin embargo, poner fecha límite a una misión que se inició en 2002 y ha costado ya 1.550 millones de euros (un millón al día en el último año).

Chacón explicó que el refuerzo se centrará en la provincia de Badghis, bajo responsabilidad española, y se concretará en la Conferencia Internacional sobre Afganistán, el 28 de enero en Londres, antes de someterse a votación del Congreso, ya en febrero. La mayoría de los partidos adelantaron su apoyo, aunque Beatriz Rodríguez-Salmones, del PP, exigió que sea el propio José Luis Rodríguez Zapatero quien comparezca.

Al contrario que en ocasiones anteriores, la iniciativa de enviar más tropas partió esta vez del jefe del Gobierno, quien anunció una "aportación significativa" a la nueva estrategia para Afganistán del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con quien se reunió el pasado 13 de octubre en la Casa Blanca. Obama anunció el 1 de diciembre el envío de otros 30.000 militares estadounidenses y pidió 10.000 más a los países aliados para atender las demandas del general McChrystal, comandante en jefe de la ISAF. A falta de que se pronuncien Francia y Alemania, la contribución española está entre las mayores: supone un aumento del 50% del actual contingente permanente (998 efectivos, sin contar a los 70 que se ocupan de la seguridad del aeropuerto de Kabul hasta el 1 de abril) y casi duplica a los 778 militares fijos que había hasta que el 28 de noviembre se completó un primer refuerzo de 220.

El aumento en Afganistán irá acompañado de una reducción en Bosnia-Herzegovina, donde España, con 262 militares, es el segundo contribuyente de la Operación Althea de la UE. Chacón anunció un "repliegue progresivo" en 2010 y la contribución con 30 militares (el 15% del total) a la nueva misión de entrenamiento del Ejército bosnio.

En cambio, no concretó si habrá que incrementar las tropas españolas en Líbano (que ahora ascienden a 1.002 efectivos) por el hecho de que el 28 de enero un general español, Alberto Asarta, asuma por vez primera el mando de la Fuerza Interina de la ONU para Líbano (FINUL), con 12.000 cascos azules.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de diciembre de 2009