Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Estilos

Videoarte en busca de contaminación

Madatac recoge las propuestas más mestizas de la creación audiovisual

Intentar definir qué es el videoarte es como caminar por un pasillo con múltiples puertas. Todas son válidas para salir, aunque lleven a lugares diferentes. Lo único que se puede decir, sin temor a equivocarse, es que la imagen en movimiento es el principio y el fin de este medio creativo. Y por lo que respecta a Madatac, primera Muestra Abierta de Arte Audiovisual Contemporáneo, que se celebra en Madrid, es sin duda una disciplina mestiza, dispuesta a dejarse contaminar en estos tiempos de sobreinformación por otras artes, como la pintura, la escultura o la fotografía.

Para Iury Lech, que lleva más de tres décadas trabajando en el campo del arte audiovisual, "el videoartista es lo más parecido a un pintor, o a un calígrafo artístico, que concibe sus imágenes a partir de la premisa de que fuera del mundo de las imágenes no hay nada, no existe ninguna acción salvo aquella que la cámara desea retratar o desdibujar", explica en su libro La imagen encapsulada. El videoarte como espiral (Ediciones Autor). "Un videoartista es en realidad un poeta que en vez de la pluma blande una cámara de vídeo", afirma en otro lugar. En la actualidad, una nueva generación de artistas audiovisuales sigue reinventando el camino que iniciara Nam June Paik (considerado el padre del videoarte) y ha hecho de este medio un terreno mestizo en el que disfrutan de plena libertad para apropiarse de herramientas procedentes de la fotografía, la pintura, el sonido, el teatro, la danza, la infografía, la inteligencia artificial, el cine...

Este mes se pujará por primera vez en España por obras en este formato

Un mundo heterogéneo que Lech ha querido recoger como director de Madatac, que comenzó ayer en Madrid y se prolongará hasta mañana. En total, 90 piezas procedentes de 21 países se exhibirán en las salas de proyección de la Academia de Cine y el Instituto Cervantes (programa completo en www.madatac.es). Se concederán los premios Madatac: tres a las mejores obras de videoarte, otros a la pieza más innovadora, a la más prometedora y a la mejor interacción videoaural, más un galardón del público. Además, el programa Metrópolis seleccionará una serie de piezas que se emitirán en La 2 de TVE el próximo 20 de diciembre. "Queremos que Madatac se acabe convirtiendo en un festival como los de cine, con su rito", señalaba Lech el pasado miércoles. Su empeño no es sólo acercar el videoarte al público, sino también a los coleccionistas. Para ello, Madatac ha organizado la primera subasta de videocreaciones que se realiza en España. Tendrá lugar el próximo 15 de diciembre en Subastas Segre y saldrán a puja tres de las obras premiadas en la muestra. ¿Se puede tener videoarte en casa como un cuadro? Según el artista Antonio Alvarado, "son obras más parecidas a los libros, que se pueden abrir o cerrar cuando uno quiera".

Las nuevas tecnologías han sido artífices del desarrollo de la videocreación. "El soporte digital permite cosas que el analógico no permite", apunta Roman Gubern, catedrático de Comunicación Audiovisual, que ayer impartió la conferencia titulada Arte en la era de los nuevos medios digitales como parte del programa de Madatac. "La imagen analógica, cuando miente, deja cicatrices; la imagen digital, no". Una facilidad técnica que permitió a Mabel Palacín (Barcelona, 1965), una de las videoartistas españolas de referencia -hay dos piezas suyas en la muestra- evolucionar hacia la imagen en movimiento desde su formación inicial como fotógrafa. O también combinarla con otros medios, como el dibujo o la escultura, como hace Denica Sabeva (Bulgaria, 1983) para desarrollar sus proyectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de diciembre de 2009