ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 8 de diciembre de 2009

La ajustada victoria del presidente mantiene la incertidumbre en Rumania

El candidato de la oposición impugnará los resultados por "fraude masivo"

La ajustada victoria del actual presidente de Rumania, Traian Basescu, en las elecciones del domingo mantiene la incertidumbre sobre el destino del país, que atraviesa una profunda crisis política y económica. El candidato del Partido Demócrata Liberal (PDL, centroderecha) ha logrado revalidar su mandato, pero con una ventaja de menos de un punto, lo que hace pensar a los analistas que no será fácil formar un Gobierno estable que desbloquee el plan de ayudas pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pese a que los sondeos a pie de urna daban la noche del domingo una ligera ventaja al candidato de la oposición, Mircea Geoana, del Partido Socialdemócrata (PSD), al final ha sido Basescu el vencedor. El ganador obtuvo un 50,33% de los sufragios frente al 49,66% de su opositor, con el 99,95% de los votos escrutados. Recibió, además, el apoyo de la diáspora rumana: más de 130.000 votos, frente a 30.000 de Geoana.

Basescu afronta la tarea de formar un Gobierno que logre las ayudas del FMI

Debido a la ajustada victoria, los socialdemócratas anunciaron que impugnarán los comicios por ser un "fraude masivo". "El sistema de fraude electoral del PDL funcionó mejor", precisó el portavoz socialista, Victor Ponta, reconociendo prácticamente que su partido también cometió alguna infracción. Rumania es el país más corrupto de la UE, según Transparencia Internacional.

Basescu, enfrentado a la mayoría parlamentaria, deberá designar cuanto antes un primer ministro para formar un Gabinete estable cuyo primer cometido será desbloquear la ayuda de 2.500 millones de euros del FMI, con el fin de paliar los efectos de una crisis que, según los economistas, no ha tocado fondo. Este año se prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) caiga un 8%. Para enviar el dinero, el FMI ha advertido que primero debe formarse un Gobierno capaz de sacar adelante un presupuesto austero. El país está sumido en una crisis política desde octubre, cuando el Ejecutivo cayó en una moción de censura.

Las negociaciones para formar Gobierno serán complicadas, aunque ayer el ex primer ministro liberal Calin Popescu Tariceanu tendió la mano al presidente: "Se tiene que encontrar una solución política, que no se base sólo en el odio hacia Basescu, para salir de la crisis económica, y creo que el Partido Nacional Liberal puede contribuir a ello". Durante la campaña, la oposición se negó a formar una coalición bajo la tutela de Basescu pese a sus guiños hacia los liberales.

"Lo normal sería que los liberales se aliaran con los demócratas liberales [de Basescu], puesto que sus programas económicos se asemejan mucho más", asegura el director del Instituto de Economía Mundial de Bucarest, Constantin Ciupagea. "El nuevo Gobierno debe frenar la escalada del gasto público e impulsar medidas fiscales para incentivar el sector económico, estancado por la falta de inversiones extranjeras", subrayó.

El presidente ha visto cómo su popularidad se ha desplomado en los últimos meses por las acusaciones de corrupción y favoritismo. "Basescu se ha mostrado proclive a escándalos políticos y se ha notado un aumento de la corrupción durante su mandato", dice el analista Stelian Nastase.

Funcionarios rumanos trasladan cajas con papeletas a la Oficina Electoral Central, ayer en Bucarest. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana