Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERDONEN QUE NO ME LEVANTE

Los 'tontus sapiens'

Era difícil que Enrique Lynch superara el nivel de su artículo Revanchismo de género, publicado hace pocas semanas en este periódico, provocando tremenda indignación seguida de notable polémica. Sin embargo, el emérito profesor de Estética lo consiguió, fuera ése o no su objetivo. Agraviado por "todas las formas posibles de la necedad" desencadenadas por su ameno escrito, le responde a Milagros P. Oliva, defensora del lector de este periódico, con una pregunta deliciosamente ingenua al requerimiento de si, en el mismo, justifica la violencia contra las mujeres: "¿Acaso he demostrado yo ser un estúpido en los centenares de artículos y en casi una docena de libros que he publicado?".

"Sólo lo son cuando conviene a sus prejuicios, su egoísmo, su vanidad"

Retórica demanda que provoca en mí una ternura casi sofocante. Pues, en el fondo, no dejo de pensar que el profesor Lynch se lo pregunta a sí mismo vergonzantemente. Pese a sus dotes, duda de si tal cantidad de trabajos ilustres -minuciosamente reseñados en su propio ego, perdón, web- le habrá convertido o no en un ser de inteligencia superior. Tanta sapiencia no le pone a salvo de esas grietas que, ocasionalmente, se abren en la mejor bastida de las petulancias. Señor, lo que tenemos que sufrir las madres.

Pero es el tal sujeto, o sea él, quien tiene la respuesta a semejante demanda. La hallé precisamente en dicho insondable lugar de Internet -ahíto de centenaaaaaares de artículos-, en una brillante entrevista que el mencionado docente concedió a uno de mis medios digitales predilectos, esponjiforme.com. Contestando a si la filosofía le ha servido para algo, replica:

"La filosofía me ha servido para conocer la obra de algunas mentes maravillosas, como Wittgenstein, Descartes, Nietzsche, Lévi-Strauss, Paul de Man, Hegel, entre muchos otros, y para comprender que la estupidez no tiene nada que ver con la ignorancia, sino que es una forma legítima de la razón".

Acabáramos. Mas, antes de acabar, debo señalar que el subrayado es mío. Francamente, la magnitud de mi descubrimiento estuvo a punto de hacerme vulnerar las reglas del exhibicionismo de la escritura -resumidas en una especie de "el tamaño lo es todo"-, y por un pelo no lo reseñé en mayúsculas.

¿Un hombre dotado de semejante clarividencia puede producir un panfleto tan bobo? Es cosa bien sabida por las mujeres ilustradas, y padecida por las que lo son y por las que no lo son, que en todos los respetables niveles de la eminencia intelectual habitan tontus sapiens a punta pala. No es que los sapiens sean siempre tontus, aunque ello también puede darse. Sólo lo son cuando conviene a sus prejuicios, su egoísmo, su vanidad, su pedantería o su profunda desilusión. Ninguno de esos retrógrados ilustrados se corta cuando le tocan su punto débil: los maricones, las marimachos, los cafres negros, los bárbaros árabes. Las feministas. Como si su intelecto les diera patente de corso para los bajos instintos, las frustraciones.

Así, el caso del feminismo con fusta y botas altas que tanto asusta al sexagenario profesor. Cuatro años menos que yo, por cierto, y todavía luciendo públicamente la foto en la que aparece cuarentón, y con cierto aire a Leonard Cohen que debió de hacer estragos entre las alumnas. La vida ya no es lo que era, verdaderamente. Pero es más digno poner las fotos al día. Por muy conmovedor que lo contrario resulte a almas sensibles como la mía.

En un momento 'tontus', don Enrique escribió ese artículo. No pasa nada, profesor. La posteridad no se lo tendrá en cuenta. Mucho más cretino se mostró, por una vez, el doctor Freud con lo de la envidia de pene, y ya ve cómo se le recuerda. El buen Sigmund vino a decir que cuando las nenas ven el pito de un hermanito o de un compañero, visible y "de grandes proporciones" (misteriosamente, Freud era abstemio), lo reconocen enseguida como lo que les falta, y, llevadas por las ganas de tener uno igual, se mueren de los celos, y la carencia condiciona sus vidas.

Con lo fácil que es la siguiente otra explicación: las chiquitinas ven que el pobre chaval tiene todas las cosas sueltas al aire, con el consiguiente peligro de que se las amoraten a hostias, amputen con serrucho o lapiden con lapislázuli. Como consecuencia, experimentan hacia el macho una compasión que a veces incurre incluso en el malsano masoquismo. Y por eso ellos van tan anchos. ¿A que sí?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de diciembre de 2009