Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CENA CON... MARY ANNE HOBBS

"A las mujeres nos han estafado; no se puede tener todo"

La periodista inglesa es una 'gurú' de la música electrónica experimental

Mary Anne Hobbs elige cenar en un japonés y acabamos en Soy, local del prestigioso sushiman Pedro Espina, que tiene una entrada tan cool y discreta que nada parece indicar que ahí dentro se esconda un restaurante. Muchos primerizos se pierden. Hobbs no es una excepción. Ni el fotógrafo y la periodista. Al final llegamos todos tarde.

Ya en la mesa, Mary Anne opta por un menú de manual con su miso, su atún y su California roll. Las ganas de experimentación culinaria de esta periodista inglesa no están a la altura de la musical. Hobbs, de 45 años, es una gurú de la electrónica experimental y se dedica a rastrear el planeta en búsqueda de sonidos cuanto más novedosos, mejor. Presenta un programa en BBC Radio 1 y es dj. De hecho, dentro de tres horas pincha en el festival de sonidos contemporáneos Hypersounds del museo Reina Sofía. Por eso pide poco y habla con un ojo en el reloj.

La periodista inglesa es una 'gurú' de la música electrónica experimental

Cuando no está de viaje (la próxima semana pisará Los Ángeles, Dustin, Minneapolis y Dallas), Hobbs vive en Sheffield. ¿Por qué no en Londres, donde tanto se cuece? "Porque cuanto más aislada, mejor para mi trabajo. Es importante entender que no estás dirigiéndote a los modernos de la capital, sino a todo el mundo", dice Hobbs, que sonríe mucho, lleva el cutis ligeramente maquillado, un colgante de Bambi y está alucinando con la sopa de miso, muy por encima de la media. "Amazing...".

La vida de esta apasionada de la música es de biografía: "Crecí en Garstang, un pueblo de mil habitantes al norte de Inglaterra. La música estaba prohibida en casa. Mi padre, alcohólico y maniaco depresivo, rompía los discos que yo compraba por encargo en la única tienda del pueblo. ¡Tardaban nueve semanas en llegarme! Lo que no encontró es un transistor tamaño lata de sardinas que guardaba bajo la almohada. Por las noches escuchaba bajito el programa de música de John Peel, mi ídolo. A los 15 años mi padre me echó de casa y entré a trabajar en una fábrica empaquetando huevos. A los 18 conocí en un bar a una banda y me fui de gira con ellos. ¡Qué frío pasé durmiendo en la furgoneta!".

Durante años, Hobbs escribió en revistas como Sounds o NME. Hasta que la radio llamó a su puerta. "He recibido poca educación y a la hora de escribir, sufría. Mientras mis compañeros citaban a Dostoievski yo tenía que llamar a mi madre para deletrear house (casa)", dice. "Además, los editores potenciaban el periodismo crítico y a mí lo que me gusta es hablar de lo que me gusta. Y eso hago ahora".

Tendría dificultades escribiendo. Lo que es hablando, ninguna. A esta entusiasta los "increíble" y "vibrante" se le caen de la boca y, como comentarista que es, vocaliza de escándalo. Hobbs recibe 500 correos con canciones a la semana y pasa 10 horas al día oyendo música. "Elijo el 2%", explica. ¿Qué busca en un tema para que pase el filtro? "Es algo que te toca. No se puede describir: está en su ADN".

La periodista tiene pareja pero no hijos. "A las mujeres nos han estafado con eso de que se puede conseguir todo. No es cierto. Yo no espero todo de la vida. Sería genial tener niños, pero hice mi elección y soy feliz. Cada día pienso: '¡Sí! ¡Tengo un programa de música!".

Hobbs mira el reloj de nuevo. El público la espera. Aunque es muy lanzada, empezó a pinchar hace dos años y se le notan los nervios. Así que salimos raudas y con el estómago, al menos el mío, un poco vacío y con ganas de más.

Soy. Madrid

- Dos sopas de miso: 9 euros.

- Dos niguiris de atún: 12.

- Dos niguiris de salmón: 10.

- Dos niguiris de langostino: 11.

- Un californiamaki: 8.

- Dos cervezas y té verde: 7,6.

Total (más IVA): 61,6 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de noviembre de 2009

Más información