ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 13 de noviembre de 2009

La nieve vuelve a adelantarse

Masella y Grandvalira abren una temporada de esquí pendiente de la crisis

SUSANNA CASES Barcelona 13 NOV 2009

Ya ha llegado la hora para los esquiadores y amantes de la montaña. Las nevadas del pasado fin de semana han permitido a la estación de Masella adelantar siete días la apertura de sus pistas para deleite de los enamorados del esquí. Hoy el complejo se convierte en la primera estación de los Pirineos en dar el pistoletazo de salida a una nueva temporada de esquí, que se presenta con muchas incertidumbres debido a la crisis y con la vista puesta en el cielo, a la espera de que se repitan las nevadas del año pasado.

Aunque la estación gerundense sólo abrirá algunos sectores en las cotas más bajas y medias, los esquiadores que se acerquen a Masella podrán deslizarse por ocho de las 62 pistas, que suponen un total de seis kilómetros esquiables, con unos espesores de 20 a 30 centímetros de nieve polvo. También estarán disponibles cuatro de los 17 remontes de la estación y se aplicará un precio especial en los forfaits. Esta temporada, la estación ampliará su dominio con un nuevo sector, La Pia. Se inaugurará a mediados de diciembre e incorporará cinco nuevas pistas, que proporcionarán cuatro kilómetros esquiables más, y un nuevo telesilla con capacidad para seis personas.

"Tenemos un 30% menos de reservas que el año pasado", afirma un hotelero

Las estaciones han optado por mantener sus precios o rebajarlos

Andorra prevé incrementar el 5% la afluencia de esquiadores

La estación de La Molina, por su parte, se une a su vecina y ha preparado para hoy una jornada de puertas abiertas con forfait gratuito, como anticipo a su apertura definitiva, prevista para el próximo día 28.

Sin embargo, el avance de la temporada ha sorprendido a algunos hoteleros. Jaume Adserà, director del hotel Adserà (La Molina), cree que ha sido una decisión precipitada y que ha pillado a mucha gente a trasmano: "La gente no sabe ni dónde tiene los pantalones de esquí. Nosotros no podemos cambiar el plan tan rápido. El personal tenía previsto llegar un día concreto. No nos podemos poner en marcha de un día para otro", afirma Adserà. Y puntualiza: "De todas formas, si este fin de semana vemos que se nos acumulan las reservas, podríamos plantearnos adelantar la apertura a la semana que viene". Isidre Estarellas, director del hotel Supermolina, pone en relieve cómo está afectando la crisis a la nueva temporada de nieve: "El año pasado, cuando Masella abrió por estas mismas fechas, estábamos al 100% de ocupación. Ahora estamos al 70%. La gente aún no sabe que hay nieve. De reservas a la vista tenemos un 25% o un 30% menos que el año pasado y eso es, evidentemente, debido a la crisis".

Por su parte, la estación andorrana de Grandvalira también ha avanzado la inauguración de la temporada y abrirá al público mañana, dos semanas antes de la fecha prevista. Las nevadas de los últimos días han dejado unos espesores de hasta un metro y permitirán abrir siete pistas en los sectores de Pas de la Casa y Grau Roig, los más cercanos a Francia. Los esquiadores podrán disfrutar de 15 kilómetros esquiables y 4 remontes, y se prevé una afluencia de unas 3.000 personas, cifra similar a la del año pasado, cuando el arranque de la temporada también se avanzó a noviembre. Grandvalira ha invertido esta temporada 7,5 millones de euros, de los que 1,5 se han destinado a acondicionar uno de los estadios de competición, con la ampliación de la zona de meta y la fabricación de un túnel intermedio y subterráneo. Esta instalación, homologada por la Federación Internacional de Esquí (FIS), albergará en 2012 la Copa del Mundo.

Asimismo, Grandvalira ha optado por ofrecer unas políticas comerciales acordes a la situación actual de crisis, con mantenimiento de precios en los forfaits de temporada y una ligera rebaja en los abonos diarios. Alfonso Torreño, director de mercadotecnia de la instalación, desliza un optimismo relativo de cara a este ejercicio: "Hemos planteado una temporada con un objetivo conservador, pero somos optimistas y esperamos un buen año. El pasado recibimos más de un millón y medio de visitantes, y para este prevemos aumentar las visitas el 5%".

La estación volverá a abrir el día 21 de forma parcial y el 28 prevé la apertura total del dominio: 110 pistas repartidas en seis sectores, que suponen un total de 193 kilómetros esquiables y 67 remontes. El resto de las estaciones catalanas y andorranas irán abriendo sus puertas de manera progresiva a partir de la próxima semana.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana