CARTAS AL DIRECTOR

Una solución para el 'Alakrana'

Conozco como cooperante Etiopía y Somalia desde hace 17 años. Habría que tener en cuenta que el Alakrana ha sido detenido en aquellas aguas territoriales. O sea: lo que aquí denominamos piratas, son considerados por el 70% de los somalíes como sus guardacostas. Exigen el pago de una suma en concepto de impuesto; de lo contrario, son llevados a puerto. Dada la tensión que viven las familias de los pescadores retenidos, es urgente que periodistas, políticos y fiscalía se abran al otro punto de vista, el de quienes reclaman el pago de un canon de pesca por la explotación de sus recursos marinos. Es necesario dejar de tratarlos como piratas, cuando en realidad somos nosotros los que vamos a sus inmediaciones a sacar un botín sin ofrecer nada a cambio. Por tanto, la única opción que queda es intercambiar los detenidos por ambos países, y dejar de faenar en aquellas aguas hasta tanto no se normalicen las relaciones. De lo contrario, cada cual debe asumir las consecuencias, a sabiendas de los riesgos que implica incumplir la normativa legal internacional en cuanto al espacio marítimo y sus correspondientes aguas territoriales.

La ONU debe tomar cartas en el penúltimo capítulo de la explotación colonial. Los caladeros somalíes se quedan vacíos; en esa tierra desértica apenas queda ya nada que llevarse a la boca, ni siquiera los frutos del mar. Pero en Navidad nos vestiremos de Papá Noel y volveremos a hacer maratones televisivos "solidarios" para maquillar la cruda realidad de nuestra vorágine.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de noviembre de 2009