Selecciona Edición
Iniciar sesión

La eólica supera por primera vez la mitad de la producción eléctrica

El temporal lleva los molinos hasta marcas récord en la generación de energía

El temporal de viento que azotó el fin de semana la Península hizo que la éolica rompiera todas sus marcas. Entre las 3.20 y las 8.40 de la madrugada de ayer, más del 50% de la electricidad producida en España la generaron los molinos de viento, con máximos de hasta el 53% (el anterior récord fue del 44% sólo cuatro días antes). Ayer a las 14.30 se batió un récord total de producción, con 11.546 megavatios eólicos, el equivalente a la generación de 11 reactores nucleares. El presidente de Red Eléctrica de España, Luis Atienza, resumió ayer por teléfono gráficamente lo ocurrido: "Es un hito que nos enorgullece. No hay otro país de nuestro tamaño, y menos así de aislado, que haya tenido y superado con éxito una aportación renovable superior al 50% durante tanto tiempo".

A las 14.30 se batió un récord total de producción: 11.546 megavatios eólicos

"Es un hito que nos enorgullece", dice Atienza, presidente de Red Eléctrica

En 2009 la eólica habrá supuesto el 13% de la electricidad total

Para seguir creciendo hay que construir más líneas de transporte

La situación de la éolica en España empieza a ser digna de estudio. Con un aumento continuo de la potencia instalada desde 1997, cada vez que llega un gran temporal bate récords que hace unos años parecían imposibles. El presidente de la Asociación Empresarial Eólica, José Donoso, recuerda cómo en 2004 le decían "que el sistema no podría aguantar más de un 14% de eólica en un momento" o la red saltaría por los aires y se produciría un gran apagón. "Hace unos años nadie habría podido prever estas cifras, así que creemos que podemos seguir creciendo y pasar de los 17.000 megavatios actuales a 40.000 en 2020. El medio ambiente lo agradecerá y reduciremos la importación de combustibles fósiles", añadió satisfecho por la marca.

Y eso que el temporal arreció en el peor momento, como explicó Atienza: "Entre semana con la demanda alta es sencillo gestionar tanto viento, pero la madrugada de un domingo, cuando menos demanda hay el reto es mayor". En noviembre de 2008, durante un temporal parecido también en fin de semana, Red Eléctrica tuvo que desconectar un tercio de los molinos porque no había demanda. Ayer no hizo falta. El sistema aumentó la exportación de electricidad y el bombeo de agua en las presas reversibles. Cuando sobra producción eléctrica hay presas que pueden bombear agua hacia arriba. Así se consume electricidad que se recuperará por el día dejando caer el agua por la central hidroeléctrica. "Con la exportación y el bombeo absorbimos 4.000 megavatios (como cuatro nucleares)", señala Atienza. "Es un orgullo que el sistema pudiera soportar los problemas que se presentan en estas situaciones".

A las 11.54 del sábado se desconectaron 1.000 megavatios de energía eólica en una subestación en Olmedilla, Cuenca. Gracias el Centro de Control de Renovables, que es la referencia mundial en integración de energía verde, Red Eléctrica prevé en cada momento qué es lo peor que puede pasar en cada momento y cómo solventarlo. Anoche, la previsión era que durante el día la éolica aportase más del 40% de la electricidad.

En lo que va de noviembre, la eólica ha sido "la primera tecnología en producción del sistema eléctrico español, con 913.251 gigavatioshora, por delante del ciclo combinado de gas con 907.894 y la nuclear con 593.553, liderazgo que se consolidará con la producción de esta semana", según la Asociación Empresarial Eólica. Red eléctrica calcula que en 2009 la eólica habrá supuesto el 13% de la electricidad; la hidráulica entre un 9% y un 10% y la solar un 2,5%, con lo que más de un cuarto será renovable a lo largo de todo el año. Según el Ministerio de Medio Ambiente, la eólica recibió en 2007 991 millones en primas y ahorró 1.000 millones en combustibles fósiles y 360 millones en compra de derechos de emisión de CO2.

El porcentaje tiene más mérito porque España es una isla energética. Dinamarca tiene más renovables, pero si un día no hay viento o le sobra puede importar o exportar a través de Alemania. España sólo tiene una capacidad e interconexión del 3% de su punta de demanda con Francia y exporta casi continuamete a Portugal y, a través de dos cables submarinos, a Marruecos. "Ahora hemos gestionado 11.500 megavatios eólicos, pero hace unas semanas hemos tenido días con sólo 150", añade Atienza, que presume: "España es líder en renovables porque somos líderes en cómo integrarlas en la red". El modelo español es puesto como ejemplo en todo el mundo. No sólo la inversión en molinos sino también la parte menos visible, la de la red.

El jefe de la oficina de transición entre Bush y Obama, John Podesta, declaró en octubre en su visita al centro de control de Red Eléctrica: "Cuando miras a España y su sistema eléctrico ves el futuro". EE UU se ha dado cuenta de que para implantar la cantidad de renovables que quiere Obama necesita primero mejorar la red. El viento y el sol lo tiene en el Medio Oeste y la demanda en las costas. Y con su obsoleta red actual no podría aguantar los altibajos de las renovables.

Pero para alcanzar en 2020 el 40% de la electricidad renovable, como ha fijado la UE, Atienza avisa de que hacen falta nuevas herramientas: "Necesitamos más interconexión con Francia y más capacidad de bombeo para almacenar electricidad. También debemos desplazar la curva de la demanda hacia la noche para que no haya madrugadas con mucho viento sin absorber. Ahí vemos el vehículo eléctrico como un aliado, ya que se recargarían mayoritariamente de noche". Pero construir líneas de transporte de electricidad no es sencillo, ya que levantan mucha oposición. La nueva interconexión con Francia, prevista para 2014, es un proyecto que lleva décadas y que se ha visto retrasado, entre otras cosas, por las protestas ecologistas. Atienza reflexiona: "La gente ve que sin línea férrea no hay AVE, pero no ve que sin líneas eléctricas no puede haber renovables y que estas líneas son el mal menor y la forma de cumplir nuestros compromisos ambientales y nuestra política energética".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de noviembre de 2009