Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CORNER INGLÉS | Internacional

El Arsenal, ¿més que el Barça?

- "No se puede amar al fútbol y odiar al Barcelona". Arsène Wenger, entrenador del Arsenal, en agosto de este año.

En los años ochenta, cuando el inglés de este corner vivía en un rincón de El Salvador, los periodistas que viajaban por las zonas de guerra de aquel país se encontraban con campesinos por el camino a los que siempre les preguntaban, con una cierta ansiedad: "¿cómo está la cosa por aquí? ¿espera algún choque entre la guerrilla y el ejército?" No había necesidad de hacer la pregunta. La respuesta, algo descorazonadora, siempre era la misma. "Aquí, señor, todo puede cambiar de un momento a otro".

Lo mismo podemos decir del fútbol. El eterno problema para los que opinamos sobre el fútbol, sea en los medios públicos o en el bar, es que los juicios aparentemente válidos sobre el jugador X, o equipo y, en una determinada semana lo dejan a uno con cara de tonto en la siguiente.

Cesc, que ayer volvió a marcar, es el general, pero el resto también es una maravilla

El ejemplo reciente más dramático nos lo da el Real Madrid y el Barça. Hace apenas diez días el Madrid estaba hundido en la miseria más absoluta tras la derrota frente al Alcorcón y el Barça, que avanzaba tranquilamente en la Copa del Rey tras ganar 6 a 1 unos días antes en la Liga, seguía, como la temporada pasada, viento en popa. Medio mundo pedía la cabeza del entrenador del Madrid, Manuel Pellegrini. Pero de repente, después de los resultados europeos de esta semana, el Madrid está en buenas condiciones para pasar a la segunda ronda de la Champions League, la principal competición para los de Florentino Pérez esta temporada, mientras que el Barça, incapaz de ganar al Rubin Kazán, corre el serio peligro de caer a la primera.

El ridículo más reciente en el que ha caído esta columna fue el haber dicho hace un mes que el Arsenal era la versión light del Barça, que a lo que aspiraba más en el mundo su entrenador, Arsène Wenger, era a jugar, algún lejano día, como los de Pep Guardiola. Pues resulta que el Arsenal ya está en ello. No hay ningún equipo de Europa que esté jugando mejor, y con más efectividad. Proponíamos aquí también hace un mes que Cesc querría ser como Xavi cuando fuera mayor. Pues hoy Xavi quizá quisiera ser un poco más como Cesc.

El Arsenal está bien colocado para el asalto al campeonato inglés y está a punto de clasificarse como líder de grupo para la segunda vuelta de la Champions. Cesc ha marcado nueve goles en ambas competiciones, el último ayer mismo ante el Wolverhampton. Xavi no ha marcado ninguno.

El joven catalán es el capitán y el general del Arsenal, pero el resto del equipo también es una maravilla. Especialmente en el ataque. El ruso Andrei Arshavin se está consagrando paso a paso como uno de los grandes delanteros de Europa; Robin van Persie, el talentosísimo delantero centro holandés, está por fin jugando a la altura de su enorme potencial; el croata Eduardo, el mexicano Carlos Vela y el danés Nicklas Bendtner, todos, son más que capaces de remplazar a Van Persie si éste se lesiona (Ibrahimovic en el Barça, ¿qué recambio tiene?). Y encima el Arsenal tiene en reserva a tres jugadores ofensivos muy buenos -Walcott, Nasri y Rosicky- todos recién saliendo de lesiones. Con razón esta semana Wenger se preguntaba cómo era posible que la prensa le hubiera criticado por no haber fichado a más jugadores en el verano.

Su equipo, formado en la cantera o construido a base de jugadores jóvenes, tiene pegada y juega con más rapidez, y la misma fluidez, que el Barça. Acabar la temporada con trofeos, o no, siempre depende mucho del factor suerte, pero lo que sí se puede declarar con convicción es que el Arsenal representa una amenaza seria al equipo de Guardiola para el título más difícil de todos de conquistar: el de jugar el fútbol más admirado del mundo.

Hoy por hoy, claro. Porque todo puede cambiar de un momento a otro.

Premier League. Wolverhampton, 1; Arsenal, 4. Aston Villa, 5; Bolton, 1. Blackburn, 3; Porstmouth, 1. Manchester City, 3; Burnley, 3. Tottenham, 2; Sunderland, 0. Serie A. Catania, 0; Nápoles, 0. Bundesliga. Bayern Múnich, 1; Schalke, 1.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de noviembre de 2009