ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 6 de noviembre de 2009

Final a tres 'capítulos'

La policía desarticula tres secciones de la banda Dominican Don't Play - Uno de los detenidos es un militar de la base de El Goloso

Son violentos, muy defensores de su territorio y con una estructura jerarquizada. En la región, los Dominican Don't Play (DDP) no suman más de 150 integrantes, pero, tras la denominada Operación Manguera, concluida con 40 detenidos, la organización latina juvenil ha quedado muy mermada, según la policía y la Guardia Civil. Los investigadores aseguran que han desarticulado los capítulos (secciones) que se habían formado en la prisión de Alcalá-Meco, en Alcobendas y en Lavapiés-Embajadores. Los otros tres grupos (Pozuelo, Villaverde y Campamento) han quedado muy tocados con algunos arrestos. Entre los arrestados hay un militar de la base de El Goloso que tenía una granada de mano y abundante munición de gran calibre que se había traído de una misión en Líbano, según fuentes policiales.

Los agentes de Información de la Guardia Civil detectaron un incremento de jóvenes que ingresaban en las filas de los DDP de la región. Venían de formar parte del grupo violento rival de los Latin Kings, que trataba de recomponerse pero no lo conseguía.

Éstas son algunas de sus principales características.

- Férrea estructura. La disciplina interna de la banda es enorme. Se trata de un grupo cohesionado y muy estructurado que actúa con gran violencia dentro de sus filas. La operación se llama Manguera porque hace referencia a uno de los castigos dentro de la organización, consistente en dar series de tres golpes con una manguera a un integrante de la banda que está rodeado por sus jefes. Alguno de ellos llegó a recibir 135 series de golpes, según el comandante de la Guardia Civil Javier Rogero.

- Territorialidad. Marcan sus zonas con pintadas y símbolos. Invaden canchas deportivas en parques y en lugares de ocio en los que se reúnen y en los que llegan a cobrar a los usuarios.

- Mucha seguridad. Tomaban abundantes medidas para protegerse. Utilizaban a menores de edad que vigilaban para que no les molestaran durante sus reuniones. Parte del dinero de las cuotas semanales que pagaban servía para comprar armas, que llevaban los menores y las mujeres hasta que eran utilizadas en alguna venganza con bandas rivales. "Esto suele utilizarse como una prueba para ingresar en la banda", destacó Rogero.

- Múltiples delitos. La policía acusa a los 40 detenidos de asociación ilícita y de delitos cometidos de manera individual, como tenencia ilícita de armas, homicidio en grado de tentativa, contra la libertad sexual, lesiones, amenazas y coacciones, entre otros. También les imputa tráfico de estupefacientes. En un registro les decomisaron 400 gramos de cocaína. "Hasta la fecha no se financiaban con la venta de droga", afirmó el inspector jefe Ricardo García Gabaldón.

Los investigadores han efectuado 20 registros en la región. Alcobendas (con 10) y Madrid (con siete) han sido los lugares más numerosos.

La policía ha detenido a 40 integrantes de los DDP, de los que siete son mujeres y seis menores de edad, que formaban los DTC (Dominican Take Control), un subgrupo del capítulo de Alcobendas.

De los arrestados, tres son españoles, 16 dominicanos nacionalizados y el resto de distintas nacionalidades, como colombianos, venezolanos y peruanos. Los arrestados tienen entre 15 y 25 años, aunque los agentes han detectado a integrantes de entre 13 y 30 años. "Hemos recogido mucha información que debe ser analizada", afirmó García Gabaldón.

Entre los documentos incautados está el reglamento de 27 normas por el que se rige la organización. Se basa en máximo respeto a los jefes y a la familia. "Hay que erradicar esa cultura de la violencia vinculada también al tráfico de droga y garantizar la convivencia. Como secta que son, practican el odio y la violencia contra los diferentes, pero también hacia sus propios miembros", concluyó la delegada del Gobierno, Amparo Valcarce.

Séptimo arresto por el crimen de Azca

Nuevo detenido por el crimen de Isaac Natanael V. L., de 17 años, ocurrido el pasado 28 de agosto en la zona de copas de Azca. Rubén A. P., de 22 años y supuesto integrante de la banda juvenil violenta de los Trinitarios, ha sido arrestado por agentes de la comisaría de Tetuán, acusado de participar en el asesinato y de asociación ilícita, según fuentes policiales. Ya son siete los jóvenes arrestados por este caso.

El crimen se produjo la madrugada del viernes 28 de agosto, cuando Isaac Natanael, jefe intermedio de los Dominican Don't Play (DDP), salía de una discoteca de ambiente latino junto con su compañera sentimental y dos amigos. Cuando subió las escaleras que le conducían a la calle de Orense y cruzaba la calle se le acercó un grupo de jóvenes de la banda rival de los Trinitarios. Uno de ellos sacó una pistola y le descerrajó un disparo en la cabeza. Murió a los pocos minutos de ingresar en el hospital La Paz.

Fuentes policiales explicaron que el detenido tenía antecedentes por el delito de resistencia, desobediencia y desórdenes públicos. El arresto se produjo mientras los agentes estaban haciendo labores de prevención. Rubén A. P será puesto hoy a disposición del juzgado que instruye el caso.

Fuentes policiales explicaron que dos días después del asesinato de Isaac Natanael fueron detenidos varios integrantes de los DDP, que llevaban un arma de fuego, cerca de Azca. Supuestamente, iban a vengar la muerte de su jefe con el homicidio de un Trinitario. "Gracias a la información de la Guardia Civil evitamos una muerte", reconocieron fuentes policiales.

Vídeo de la intervención de la Guardia Civil contra la banda latina Dominicans Don`t Play.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana