Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los maestros usarán una red tipo Facebook con los alumnos

Los estudiantes accederán al material digital con una tarjeta prepago

Los ordenadores portátiles han empezado a desembarcar en las clases de forma masiva este curso. Pero el cambio copernicano que van a experimentar las aulas, los alumnos y los profesores no ha hecho mas que empezar. La galaxia del libro de papel languidece en las escuelas y empiezan a ocupar un lugar bajo el sol los libros digitales y los sistemas de descarga y comunicación.

Al hilo de estos cambios, la Generalitat y la Fundación Catalana para la Investigación y la Innovación están trabajando para crear una plataforma con cuatro patas para el trabajo digital en escuelas e institutos. La primera pata de la plataforma será una red social, similar a Facebook, para hacer posible el diálogo entre alumnos y profesores tanto en el centro escolar como fuera de él.

El acuerdo para que 230.000 estudiantes tengan portátil se firma el próximo mes

La segunda pata consiste en acceder a una biblioteca, videoteca y fonoteca virtual para usar el material digital en las escuelas, algo parecido a lo que es iTunes en el mundo de la música.

Para poder comprar este material escolar los alumnos dispondrán de una tarjeta de prepago recargable, similar a la que existe para la telefonía móvil. La tarjera de pago empezaría a funcionar con un saldo inicial a cargo de la Generalitat. De este modo se avanzaría hacia la gratuidad de los materiales escolares básicos, que suponen un fuerte gasto para las familias a principio de curso.

El anuncio lo hicieron ayer, en el salón de las tecnologías de la educación ITworldedu, Carlos Kirchner y David Medina, representantes del Departamento de Educación. Este salón reúne a empresas del sector de las tecnologías de la educación, técnicos, docentes y directivos de centros escolares.

La tercera pata sería un espacio de aprendizaje virtual donde el alumno podría realizar trabajos desde su domicilio y el profesor corregirlos y calificarlos. Y la cuarta, un sistema de recomendación inteligente de contenidos, parecido al que emplea Amazon.com para disponer de libros y vídeos, y guiar al cliente, en este caso al alumno, según su perfil.

La plataforma pondría a disposición de alumnos y profesores libros de texto digitales a precios reducidos y otros materiales complementarios. Éstos podrían ser adquiridos como si se tratara de canciones sueltas y ayudarían a los alumnos en sus estudios. Crecerá de esta manera el mercado de materiales digitales educativos, del que hoy ya existen algunas muestras.

Este curso 33.000 alumnos catalanes tendrán ordenadores portátiles. El próximo llegarán a 120.000 de primero y segundo de secundaria. Deberán pagar 150 euros cada uno (la mitad de su precio en el mercado). En los dos cursos siguientes tendrán portátiles 130.000 estudiantes de quinto y sexto de primaria. La Generalitat y el Ministerio de Educación han llegado a un acuerdo - que está previsto que se firme a principios de noviembre- para financiar a medias el desembarco de los portátiles.

Varias editoriales se han puesto manos a la obra para suministrar material digital. Este año una única empresa proporciona el grueso del material a los centros acogidos al plan de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de octubre de 2009