ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 14 de octubre de 2009
Reportaje:BANDA SONORA

Las sardinas de REM

Un relato de los caprichos de los rockeros cuando visitan Madrid

Llegan a Madrid, actúan y se marchan. La mayoría de las veces las estrellas de pop aterrizan con la agenda muy apretada. Pero siempre quedan algunos minutos para hacer turismo. Éste es un recorrido por algunas anécdotas que han protagonizado.

- Michael, el gourmet. Los rockeros ya no son tipos con el estómago de hierro, capaz de soportar cualquier rancho. Abundan los paladares exquisitos, como el de Michael Stipe, jefe de REM. Su restaurante predilecto cuando visita Madrid es el Sergi Arola Gastro, de Sergi Arola. "Michael es un gourmet encantador. A pesar de lo que dice la gente no es vegetariano. Su plato preferido son las sardinas. Alucina", informa Arola. También pasan por sus fogones Tom Waits, Lou Reed ("un experto en vinos") o Franz Ferdinand.

James Hetfield se llevó un jamón serrano en la funda de la guitarra

- Scott lo huele todo. Muy mal se lo hizo pasar Mike Scott, líder de Waterboys, a los miembros de su discográfica madrileña. Su problema es de olores. Así lo explica la persona que lo sufrió: "Entró en el hall del hotel, se puso en cuclillas y olió el suelo. Claro, todo el mundo alucinaba. Y dijo: 'Lo acaban de barnizar. No me gusta". Esta misma operación la repitió en cinco hoteles, con frases como: "Demasiada lejía" o "no está lo suficientemente limpio". Para alivio de sus acompañantes, al sexto hotel no puso objeción.

- Extrañas ostras para Cranberries. Dolores O'Riordan es la estrella de Cranberries y una mujer difícil de satisfacer en asuntos gastronómicos. Come poco y casi nada le gusta. La carta del lujoso Asador Frontón no le sugería gran cosa. Hasta que vio unas ostras. Las pidió y el camarero se confundió y le puso en la mesa unas navajas. La estrella ni se enteró: "En Irlanda las ostras son redondas. Éstas son distintas, ¿no? Pero están exquisitas".

- Los Ramones fuman negro. La frase no podía ser más amenazadora: "O me traen lo que he pedido o no salgo a tocar". Cinco mil personas chillaban impacientes en el Pabellón del Real Madrid atiborrado esperando a los Ramones. Pero el mensaje del bajista, Dee Dee Ramone, era muy claro: "Quiero un paquete de cigarros Gitanes". Sudor frío en la expedición: dónde encontrar un tabaco negro tan inusual a las 23.00 y a toda velocidad. Hasta sus compañeros de banda le intentaron convencer: "¿No te las puedes apañar con Malboro o Winston?". "No", fue la respuesta. Al final, un miembro de la compañía lo consiguió de ¡alguien del público! y los Ramones actuaron.

- Un soprano en el Ritz. En esto que estaba Steve van Zandt, guitarrista de Bruce Springsteen y Silvio en la serie Los Soprano, fumándose un puro en una terraza del hotel Ritz, a la espera de tocar en el Bernabéu. Se acerca un cliente y le espeta, airado: "¿Por qué mataste a Andriana, por queeé?". Steve casi se traga el puro. Es lo que tiene interiorizar la trama de Los Soprano.

- Marilyn Manson micciona como los gatos. Solicitó en una de sus actuaciones un cubo con arena, "para, ejem, mear", según uno de los organizadores.

- Neil Young, no molestar. Fue la comidilla de Rock In Rio. Algunos empleados portaban una camiseta donde se podía leer: "Trabajo para Neil Young, no me hables". Y lo llevaban a extremos muy pintorescos. "Había que verlos, a unas 10 personas, comiendo en el backstage y sin dirigirse la palabra", recuerda un organizador.

- La noche flamenca de los Stones. Lo recordarán: aquella gira española que los Rolling Stones suspendieron, en agosto de 2006, por una laringitis de Mick Jagger. Pues los guitarristas, Keith Richards y Ron Wood, aprovecharon para visitar el tablao Casa Patas. Cenaron en el restaurante Sobrino de Botín y luego fueron a flamenquear. "Se lo pasaron en grande: se levantaron de sus sillas, aplaudieron el espectáculo y gritaron", cuenta uno de los testigos.

- Las compras en Serrano de Beyoncé. Visitó la tienda Yves Saint Laurent acompañada por siete personas. Estuvo justo una hora en un establecimiento que se desalojó para la diva. Y se gastó 14.800 euros en un vestido, 2.000 en una pulsera y 1.700 en un bolso. Pagó con visa.

- Brian Ferry y Velázquez. El líder de Roxy Music tenía una apretada agenda de entrevistas. Pero sacó tiempo para visitar el Museo del Prado. Acudió en un Mercedes e insistió en pagar la entrada. Entró en el museo y se dirigió directamente al cuadro de Velázquez de Las lanzas. Allí estuvo 10 minutos admirándolo. Cuando acabó, explicó: "Llevo 50 años obsesionado con este cuadro. En el colegio hacíamos apuestas sobre si el papel que tiene el cuadro en el ángulo inferior derecho estaba pintado o pegado. Acabo de comprobar que está pintado: gané la apuesta".

- El jamón de Metallica. El cantante de Metallica, James Hetfield, llegó a Madrid, probó el jamón y dijo que quería llevarse uno a Los Ángeles. "Le comentamos", cuenta Fernando Delgado, de la discográfica que acompañó al grupo, "que lo más sensato era filetearlo, para así no tener problemas en la aduana. Pero insistía: 'Quiero la pata entera'. No hubo forma de hacerle entrar en razón". Fue a El Corte Inglés, se compró un gran jamón por 500 euros y lo metió en la funda de su guitarra. Delgado: "Iba camino del avión con la funda en la mano. Y dijo: '¿Tú crees que alguien va a registrar la funda del guitarrista de Metallica?". Nadie se atrevió

Jennifer López, Beckham y Beyoncé (derecha), a su llegada a la presentación de un anuncio de Pepsi en Madrid. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana