Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Internet

Coto a la publicidad en los 'blogs'

EE UU obliga a los autores a revelar los regalos recibidos por patrocinio

¿Quién protege al consumidor de los excesos de los blogs? Hasta ahora, la blogosfera había sido terreno publicitario de nadie, medios para difundir novedades comerciales en una cómoda zona no sometida a las duras normativas que imperan en los medios de comunicación tradicionales. En todo tipo de blogs se encuentran entradas que glosan las maravillas de un nuevo producto. Para el Gobierno de Estados Unidos, sin embargo, existe un problema si ese producto es un pago en especie a cambio de publicidad.

Por ejemplo, en el blog jessicaknows.com, su autora, Jessica Smith, alaba las grandes capacidades del modelo de utilitario Ford Flex. "Su apariencia es lo que atrajo mi atención al principio, pero el Flex también me ha hecho sentir segura y protegida", escribió el 6 de octubre de 2008. Ford le había dejado el coche durante una temporada para probarlo. En la descripción, Smith admite: "Acepto y me quedo con productos gratuitos, servicios, viajes, entradas para eventos diversos y otras formas de compensación por parte de empresas y organizaciones".

Los 'blogueros' pueden ser multados hasta con 7.500 euros

A partir de ahora, las aclaraciones sobre regalos recibidos se tendrán que hacer por ley. La Comisión Federal de Comercio de EE UU obligará a los autores de los blogs a que revelen qué regalos reciben de sus patrocinadores. "La entrada de un bloguero que reciba efectivo o pagos en especie para hacer una crítica sobre un producto se considerará como un patrocinio", dijo la citada Comisión en un comunicado emitido el lunes pasado. "De este modo, los blogueros que publiquen un patrocinio deberán revelar qué tipo de conexiones materiales tienen con el vendedor de ese producto o servicio". Si no, se enfrentan a multas de hasta 7.500 euros. Las mismas normas se aplican a las entradas en redes sociales como Facebook o Twitter.

Las empresas aprecian la publicidad encubierta disfrazada de opinión personal de los blogs. Recientemente, la cadena de grandes almacenes K Mart ofreció a diversos blogueros un cheque de 300 euros para comprar en sus tiendas y escribir sobre ello. ¿Quién diría algo malo?

"¿Nos ahorramos un 30%? ¿Puede ser cierto? Ésa fue mi mayor sorpresa", escribió el bloguero Chris Brogan en dadomatic.com, alabando los bajos precios de la tienda en su página dedicada al arte de ser padre.

Jessica Smith cree que anunciar productos de este modo sí es ético, aunque da unos consejos para cumplir con la ley. "Si hay transparencia y una revelación de información consistente, es totalmente ético hacer críticas de productos que se le entregan al bloguero para tal cometido", explica por correo electrónico. "Yo recomiendo encarecidamente que los blogueros incluyan una cláusula de divulgación de información que sea fácil de encontrar en su blog y, a la vez, dentro de las entradas escritas sobre los productos recibidos", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de octubre de 2009