ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 2 de octubre de 2009
Crítica:

Identidad e ilusionismo

Una frase atribuida a Orson Welles se repite en varios puntos del metraje de este valioso documental: en ella, el artista hablaba del cine como reino del truco y del teatro como territorio de la magia. En una suerte de corrección en clave realista de la poética fundacional de Méliès, Máscaras utiliza el cine para desvelar el truco que sostiene esa magia inasible que permite a un individuo convertirse en otro. El individuo en cuestión es alguien de un talento tan abrumador como Josep Maria Pou y el número mágico en particular es el proceso que le llevará a dejar de ser Marty, el abogado zoófilo de La cabra, para convertirse en el Orson Welles de Su seguro servidor. En suma, el juego de manos (y de alma) que permite cambiar una identidad por otra. Pou, como el Welles de la obra, se abre en canal y desvela las minucias de su oficio, pero el documental certifica la evidencia de que el truco, en su esencia, no puede ser del todo desvelado: en el proceso creativo del actor pervive, por fortuna, el misterio, algo completamente resistente a imitaciones y fáciles procesos de clonación.

MÁSCARAS

Dirección: Elisabet Cabeza y Esteve Riambau.Intérprete: Josep Maria Pou.Género: documental. España, 2009. Duración: 90 minutos.

La voz y el gesto de Pou toman las riendas de esta esclarecedora crónica -película de visión obligada en toda escuela de interpre-tación-, de un proceso que no ofrece respuestas infalibles, ni fórmulas de gurú, sino un buen puñado de perlas de sabiduría conquistadas a través del trabajo incesante, una autoexigencia a pleno rendimiento y la confianza en el sentido común.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana