Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos de zonas rurales podrán jubilarse a los 70 para paliar el déficit

Salud pedirá a los rectores que incrementen otro 20% las plazas de Medicina

Los médicos que ejerzan en zonas rurales y en especialidades con carencia de profesionales podrán jubilarse a los 70 años. La consejera de Salud, María Jesús Montero, ya había avisado de esta posibilidad ante el déficit actual de sanitarios en algunas especialidades y la previsión de que entre los años 2015 y 2025 se jubilen más del 35% de los médicos que ahora están en activo. Pero la decisión política se ha tomado a la vista de los resultados del último estudio de las necesidades de profesionales sanitarios en Andalucía, que ayer presentó Montero.

El informe muestra que la situación ha mejorado desde 2006, cuando se realizó el anterior, pero sigue siendo delicada. Salud estima que si no se toman medidas, dentro de 20 años Andalucía tendría un déficit de 6.000 médicos. El estudio recoge las previsiones para los próximos 30 años y es la continuación del elaborado hace tres años. A la vista de aquellos resultados, que alertaron sobre el desequilibrio que podía empezar a producirse en la próxima década, la Junta impulsó algunas medidas, como un aumento del 25% de las plazas de nuevos estudiantes de medicina y el incremento y redistribución de las plazas de MIR (la formación necesaria para convertirse en especialista).

Salud calcula que, en 20 años, faltarían 6.000 facultativos si no se toman medidas

Los resultados de estas medidas son positivos, según expuso ayer la consejera de Salud, pero hay que seguir buscando fórmulas para evitar la carencia de profesionales en los próximos años. Una de las conclusiones que arroja el estudio es la necesidad de implantar medidas excepcionales en las zonas rurales, alejadas de las ciudades o de transformación social. Ahí es donde Salud va a plantear una prórroga en la edad de jubilación forzosa (65 años), de forma que los médicos del Servicio Andaluz de Salud (SAS) que ocupen plazas difíciles de cubrir puedan elegir jubilarse con 70 años. Además, la Consejería baraja otros incentivos para los profesionales que acepten trabajar en estas zonas, como que la experiencia laboral aporte puntos extra en los concursos de méritos. Estas medidas se concretarán cuando esté terminado el plan de recursos humanos que prepara el SAS.

Salud considera también necesario incrementar el número de nuevos alumnos de Medicina en otro 20% (unos 200 más cada curso) hasta alcanzar las 1.300 plazas anuales (frente a las 1.101 de este año). La consejería presentará en las próximas semanas el estudio de necesidades a los rectores de las universidades que tienen facultad de Medicina (Sevilla, Granada, Córdoba, Málaga y Cádiz), pero Montero aseguró que "ya se ha hablado con ellos" y está convencida de que van a aceptar la petición.

El informe desvela también que el máximo de jubilaciones se alcanzará en torno al año 2025. La cifra de jubilados en la sanidad pública superará entonces los 1.000 en algunos años, frente a los alrededor de 100 médicos que actualmente se jubilan cada temporada. A la consejería le preocupa la carencia de profesionales de algunas especialidades, aunque el panorama también ha mejorado desde el estudio anterior. Frente a las 20 especialidades con escasez de personal que había entonces ahora hay 12. La receta para revertir la situación ha sido un nuevo modelo de oferta de plazas MIR que ha primado las especialidades más deficitarias, de forma que para algunas han triplicado el número de plazas que antes se ofertaba.

Más enfermeras

El último estudio de necesidades de personal contempla este año por primera vez a las demás profesiones sanitarias, como odontólogos, fisioterapeutas, auxiliares clínicos, técnicos de laboratorio y enfermería. Ninguno de ellos muestra una situación de alerta parecida a la de los médicos, según explicaron ayer los responsables de Salud.

En el caso de enfermería, cuyos datos esperaba la consejería para ver si era necesario tomar alguna medida, los resultados muestran, según apuntó ayer Montero, una buena situación de partida para los próximos años.

El número de enfermeras ha crecido en 6.000 desde 2004 (de 34.247 a 40.973), lo que ha supuesto pasar de una tasa de 456 enfermeras por cada 100.000 habitantes a 500. Salud prevé seguir incrementando el número de estos profesionales hasta llegar a 15.000 enfermeros más en el año 2029, por lo que el estudio contempla una reducción del desempleo en esta profesión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de septiembre de 2009

Más información