Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Necrológica:

Ray Barrett, una estrella australiana

Durante casi medio siglo, Ray Barrett ha sido uno de los rostros populares de la televisión y el cine australiano, y su voz destacaba en la radio. Barrett falleció el pasado 8 de septiembre a los 82 años, tras sufrir una hemorragia cerebral, en el hospital Costa de Oro de Southport, Queensland. Barrett y su esposa, Gaye, vivían en Queensland porque Ray había nacido allí y quería pasar sus últimos años. Amante de la costa, tuvo casa en Cala en Baster, Formentera, donde era muy popular.

Barrett nació el 2 de mayo de 1927 en Brisbane. A los 12 años se presentó a un concurso de talentos y lo ganó gracias a un monólogo musical sobre un perro llamado Paddy. En ese momento dejó atrás su otra pasión -quería ser constructor de barcos- y se lanzó a la radio, primero en Brisbane, y desde 1954 en Sidney.

Con 27 años comenzó su carrera artística en el Reino Unido. En la BBC realizó incontables personajes de tipo duro a pesar de su juventud, y participó en series como Doctor Who, The avengers, Emergency-Ward 10 o The troubleshooters. Usó su voz también para las series de marionetas que creó Gerry Anderson, como en Stingray o la mítica Thunderbirds.

En los ochenta y noventa se convirtió en el secundario favorito del cine australiano. Su última aparición en pantalla ha sido Australia, de Buz Luhrmann.

Fue siete veces candidato a los premios de la Academia del Cine australiano, ganó en tres ocasiones (dos como secundario por The chant of Jimmie Blacksmith y Hotel Sorrento, y uno como protagonista con Goodbye paradise) y en 2003 le entregaron el premio a toda una carrera.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de septiembre de 2009