Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero defiende que España no se quedará atrás en la salida de la crisis

El presidente emplaza a Rajoy a un pacto para reactivar la economía

José Luis Rodríguez Zapatero aprovechó, una vez más, el mitin anual de la localidad minera de Rodiezmo (León) para garantizar el poder adquisitivo de las pensiones y las becas. Pero en la edición de este año enfatizó en el mensaje de que España no se quedará en el pelotón de cola de los países europeos que afrontan una mala situación económica. "Vamos a salir de la crisis al mismo tiempo que los demás países europeos", insistió. Y exigió al PP "por una vez" que "cambie de actitud y se sume al esfuerzo de un país que quiere salir cuanto antes de la crisis económica".

La gravedad de la situación y las predicciones de un otoño con aumento del desempleo monopolizaron las intervenciones del mitin en el que el presidente inauguró el curso político. Zapatero quiso dejar claro que no se resigna a que España quede fuera de la recuperación económica que ya se vislumbra en los países más punteros de Europa. "El discurso de que España es diferente responde a otros tiempos", se quejó. Y apeló a su confianza en "la España democrática y la capacidad de sus emprendedores". "El país es fuerte", subrayó.

El Gobierno pactará con los sindicatos la subida de las pensiones mínimas

No sólo hizo un ejercicio de voluntad y de confianza en los emprendedores españoles, sino que también subrayó que "nuestra capacidad de inversión pública es sólida y el endeudamiento es bajo, más que la media europea", lo que facilitará la salida de la crisis, según él.

Tres días antes de comparecer en el Congreso para debatir sobre la crisis y de una próxima convocatoria al líder de la oposición, Mariano Rajoy, en La Moncloa, exhortó al PP a que se "sume al esfuerzo de la sociedad para salir de la crisis" y a que "abandone su actitud crítica y carente de propuestas".

Zapatero hizo hincapié en hacer creíble su voluntad de pactar con Rajoy, al menos en las estrategias educativa y energética, claves del nuevo modelo productivo. "Vamos a trabajar para lograr un gran acuerdo", insistió.

Se defendió de las críticas al Gobierno por su improvisación frente a la crisis. Trató de justificar la decisión de su Gabinete de cambiar, en 15 días, la fecha del 1 de agosto al 1 de enero para ampliar a los desempleados que han perdido el subsidio de paro el derecho a percibir 420 euros mensuales durante seis meses. "No es imprevisión. Es mentira. Eso es gobernar escuchando a la gente, a los sindicatos y a los partidos parlamentarios", enfatizó.

También defendió su decisión de subir los impuestos de manera limitada y de retirar la reducción de 400 euros en el IRPF con el argumento de que las circunstancias de crisis son distintas de las de prosperidad. "En aquel momento, la devolución de 400 euros a los ciudadanos promovía el consumo y su retirada sirve ahora para reducir el déficit", señaló.

Negó que el Gobierno carezca de estrategia ante la crisis. Tras recordar que el Ejecutivo ha adoptado un centenar de medidas concretas destacó que el Fondo de Inversión Local ha servido para crear 400.000 empleos. Recordó que dentro de un mes el Gabinete aprobará un nuevo fondo con otros 5.000 millones de euros para paliar el paro mientras llega la reactivación económica.

Zapatero exhibió como estrategia a largo plazo su proyecto de economía sostenible, que el próximo miércoles explicará en el Congreso. Ayer, se limitó a señalar que el Gobierno impulsará el cambio de modelo productivo en España, coincidente con la recuperación económica, con la incentivación de empresas innovadoras -aprobará créditos por importe de 20.000 millones de euros-, en el marco de una economía sostenible.

El presidente resaltó que la reactivación económica es compatible con la protección social en época de crisis. Y se comprometió a mantener el poder adquisitivo de las becas, del salario mínimo interprofesional, el cheque bebé y la mejoría de las pensiones. No precisó cifras pero sí señaló que el Gobierno las negociará con los sindicatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de septiembre de 2009