Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

El Gobierno mantendrá los colegios abiertos como en cualquier gripe

Una comisión vigilará la incidencia de la enfermedad en los centros - En una semana estará lista una guía de consejos básicos para la comunidad educativa

La gripe no alterará en absoluto el inicio del curso escolar, que comenzará según el calendario previsto en cada comunidad. Ni siquiera llegado el caso de un brote de contagios. Gobierno y comunidades autónomas acordaron ayer como principio mantener abiertas aulas y colegios como ocurre cuando se disparan las infecciones por cualquier tipo gripe. Ésa es la voluntad. Eso sí, las autonomías tienen protocolos y competencias para tomar decisiones al respecto si fuera necesario. "Los colegios estarán abiertos y cualquier otra decisión se tomará siempre a propuesta de Sanidad. Retrasar el inicio del curso no protege la salud, ni resuelve problemas, más bien podría generarlos", dijo ayer el ministro de Educación, Ángel Gabilondo.

El Ejecutivo se reunirá con padres, sindicatos y universidades

La medida afecta a 10 millones de personas, entre docentes y alumnos

Una comisión de seguimiento integrada por personal de los Ministerios de Educación y de Sanidad analizará la situación en cada momento y vigilará la progresión de la epidemia en los centros escolares, así como las decisiones que se tomen en otros países del entorno. Si llegado el caso "hay que hacer alguna modificación sobre la normalidad será a instancias de esa comisión", añadió Gabilondo, quien entiende que cualquier decisión de este tipo ha de estar supeditada a los consejos sanitarios.

La comisión de Sanidad Pública, que se reúne semanalmente, tiene ahora la misión de elaborar una guía con "consejos básicos" y recomendaciones para la comunidad educativa, que habrá de estar lista en una semana. La guía mostrará consejos que "no interferirán" en los protocolos de las comunidades. También los colegios tienen autonomía para decidir si se cierran o no las aulas, como ha ocurrido en otras ocasiones, con esta y otras gripes, recordaron ayer. Tras la apertura normalizada de los colegios y la creación de una comisión de seguimiento, ése ha sido el tercer acuerdo que alcanzaron ayer por unanimidad ambos ministros, reunidos con todos los consejeros de Educación.

En los próximos días, Gabilondo se sentará además con los representantes de los padres y de alumnos, los sindicatos y las patronales de la enseñanza. El ministro también recordó que habrá reuniones con los representantes de la universidad. Entre profesores y alumnos de todas las etapas hay unos 10 millones de personas, dijo Gabilondo.

Como el lunes, ayer la foto presentó de nuevo una imagen política inusual: todos los responsables educativos sonrientes y en perfecto consenso alrededor de ambos ministros. "Hemos pensado en el bienestar de los ciudadanos. Hoy era el día para pensar en un asunto de salud pública, ya habrá tiempo para mostrar nuestras legítimas diferencias", dijo Gabilondo. La titular de Sanidad, Trinidad Jiménez, pidió a la comunidad educativa que utilice su capacidad divulgativa para extender los consejos contra la gripe A que se hicieron públicos el mes de agosto.

Gabilondo había trasladado a Jiménez la posibilidad de vacunar a los docentes, pero a la salida de la reunión de ayer confirmó que todos habían quedado satisfechos con los argumentos expuestos por la ministra para no incluir a este colectivo entre los primeros en ser vacunados. "La comisión de Salud Pública no ha aceptado esa propuesta para un primer momento de vacunaciones. No es por criterios restrictivos ni políticos, hay vacunas para más del 60% de la población", reiteró la ministra. "Se han tenido en cuenta criterios basados en evidencias científicas, de seguridad y eficacia. Pero todo puede ser revisado", añadió Jiménez. Recordó asimismo que no hay un solo país que, por ahora, haya incluido a los niños en las campañas prioritarias de vacunación. Y también insistió en que las decisiones sobre los grupos de riesgo con los que se iniciará la inmunización se toman a propuesta de la UE y se aprueban en el Consejo Interterritorial de Sanidad, donde están todas las comunidades.

Ambos ministros dijeron que, por ahora, se procederá en los colegios con total normalidad como si se tratará de afrontar una gripe normal. "Estamos en condiciones y tenemos los medios para actuar de esa manera", dijo Gabilondo.

Diario de la crisis

- Casos. Ya no hay ningún organismo que cuente los infectados uno a uno cada día. Sólo se darán estimaciones semanales (es lo que ya hace España). El Centro Europeo de Control de Enfermedades da una aproximación -a la baja- de fallecidos. Ayer eran 2.944.

- Incidencia. Las autoridades sanitarias siguen fieles a su cálculo de que un tercio de la población mundial se infectará, aunque la mayoría de los casos (el 95%) serán leves; tanto que una parte ni se enterará de que tiene el virus.

- España. Tras la unidad de los consejeros de Sanidad y el ministerio, ayer fue el turno de los de Educación. Se mantiene el calendario escolar, y la idea es que no habrá que cerrar centros (como no se hace con la gripe común, por muy agresiva que llegue).

- Alerta. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los médicos españoles coinciden en alertar:

la atención prestada a la nueva gripe evita que se atiendan adecuadamente otras enfermedades más graves.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de septiembre de 2009

Más información