ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 29 de agosto de 2009
Crítica:EL LIBRO DE LA SEMANA

Novela de reflexión

  • Robert M. Pirsig

De las preguntas que surgen tras la lectura de Lila tal vez la más urgente sea la de decidirse por un género literario. Juzgarla como si se tratase de una novela sería un falseamiento imperdonable de la realidad, eso sin tener en cuenta que tamaña injusticia la dejaría mal parada y, sobre todo, llamaría a engaño a más de un lector.

Sin embargo, es cierto que la obra narra una historia, como suelen hacer las novelas. En este caso, la de un conocido filósofo que navega río Hudson abajo con la intención de salir al Atlántico por Nueva York y llegar a Florida. En el curso de este viaje, Fedro -un álter ego del autor- conocerá a una mujer acostadiza y desequilibrada -Lila- y a raíz de una conversación con otro marino se adentrará en una serie de reflexiones filosóficas encaminadas a determinar si ella tiene o no tiene "Calidad".

Lila. Una indagación sobre la moral

Robert M. Pirsig

Traducción de Catalina Martínez Muñoz

Sexto Piso. Madrid, 2009

484 páginas. 29 euros

Así las cosas, la obra avanza entreverando el relato del viaje con la exposición argumentada de la "Metafísica de la Calidad", la dialéctica desarrollada por Pirsig. En el cómputo total de casi quinientas páginas la reflexión desborda con mucho al relato. De ahí que no pueda considerarse una novela; más bien parece un tratado de filosofía amenizado gracias a un engarce ficticio, lo que no tiene nada de iconoclasta. Desde el Poema de Parménides o los diálogos platónicos hasta el Cándido de Voltaire o el Emilio de Rousseau, siempre ha habido filósofos deseosos de exponer sus ideas de la forma más placentera posible.

Dicho esto, la dialéctica de la "Metafísica de la Calidad" plantea más preguntas. Para juzgarla con ecuanimidad conviene tener en cuenta que el libro comenzó a fraguarse en 1974, el mismo año en que Zen y el arte del mantenimiento de las motocicletas procuró a Pirsig un gran éxito editorial. Para cuando se publicó Lila en 1991, el mismo concepto de metafísica se cuestionaba abiertamente, por no hablar del anacronismo que suponía ya por entonces la presentación de un nuevo gran relato con el habitual discurso redentor y las promesas de que todos los problemas humanos pasados, presentes y futuros se solucionarían con la adopción de un sistema filosófico. Al final, lo mejor de Pirsig aflora en algunas intuiciones valiosas, por ejemplo cuando abunda en la naturaleza doble del estadounidense, mezcla de indio y europeo, por mucho que se pretenda negar la parte indígena. Nadie le puede negar el aura al estilo ensayístico que enlaza, sin duda, con la mejor escuela norteamericana, con la estirpe de Thoreau, Emerson y Rorty.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana