ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 14 de agosto de 2009

Una menor pide al juez que le deje operarse para cambiar de sexo

La joven, que nació varón, tiene el apoyo de sus padres y de los médicos

María lo tiene muy claro desde hace ya tiempo: a sus 16 años, no se siente a gusto en su cuerpo de varón. Sus padres le han ofrecido pleno apoyo para que se convierta en una mujer. Y los médicos que le han examinado dan el visto bueno al cambio de sexo. Pero María (el nombre es ficticio porque la familia quiere mantenerse en el anonimato) tiene un problema: es menor de edad. De modo que, para pasar por el quirófano y cumplir su sueño, no basta con el consentimiento de los padres. Necesita una autorización judicial. Y en eso está. Un juzgado de Barcelona debe decidir ahora si permite o no la operación.

Si la sentencia es favorable, María se convertirá en la primera menor transexual de España y en una de las primeras del mundo. Pondrá fin, así, a un camino espinoso que le ha acarreado muchos problemas -tuvo que cambiar de colegio por las constantes burlas de sus compañeros- y que casi le cuesta la vida. María, atrapada en un cuerpo de varón, ha intentado suicidarse en diversas ocasiones, avanzó la Cadena Ser.

La chica (así se siente y lleva año y medio hormonándose para serlo) acudió hace dos años, del brazo de sus padres, a la unidad de trastornos de género del Hospital Clínico de Barcelona. Pidió pasar por quirófano. El doctor Iván Mañero, jefe de la unidad, le explicó que no podía ser. Que tenía que esperar o llevar el caso a la justicia. "Es una operación prohibida y castigada por el Código Penal. ¡Habría acabado en la cárcel!", dijo ayer a este diario el cirujano, que acumula una larga experiencia en la llamada cirugía de reasignación de sexo. María lleva ya año y medio en tratamiento hormonal y psiquiátrico, pero aún tendrá que esperar.

"Resulta chocante que a una menor se la considere madura para abortar, pero no para cambiar de sexo", apuntó Mañero, que pidió "valentía" al juez para convertirse en el primero de España que da su consentimiento. Para Mañero, no hay lugar a la duda: "La transexualidad es una enfermedad que se debería tratar. Si a un menor con leucemia no le tratáramos con la excusa de que es menor de edad, nos echaríamos las manos a la cabeza. Pues esto también es un problema de salud".

El cirujano pide un cambio de chip y exige a los políticos que adapten las leyes a la realidad. "Hace diez años, los adolescentes no sabían qué hacer y pensaban que eran raros. Ahora saben que su problema tiene solución. Y la quieren". En la misma línea se expresa la presidenta de la Asociación de Transexuales de Cataluña, Gina Serra: "Un menor puede saber lo que quiere hasta con ocho años, aunque el apoyo familiar es importante", dijo.

El juzgado de instrucción de Barcelona que lleva el caso solicitó a médicos independientes que aportaran sus informes para evaluar el estado de la menor y la conveniencia de operarla. Todos los informes son, según fuentes judiciales, favorables a la intervención. El apoyo explícito de la familia también tiene su peso, según las mismas fuentes, porque el juez ha de tener en cuenta la mejor solución para la persona.

La Federación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales expresó ayer su "apoyo a la joven transexual" de Barcelona. Según la federación, "la identidad sexual o de género de los menores no debería ser gestionada por un juez". Y menos, asegura, ante "un caso tan claro en el que tanto la afectada, sus médicos y sus padres consideran necesario acudir a la cirugía". La FELGTB recordó que, para los transexuales, la cirugía "no es un capricho, sino una necesidad sanitaria básica".

Uno de los pocos casos similares que ha trascendido ocurrió hace dos años en Argentina. A los 16 años, Marcos acudió al juzgado con sus padres y consiguió una sentencia favorable para operarse en una clínica privada y convertirse en Nati.

La legislación

- El Código Penal considera que la "cirugía transexual" aplicada a un menor es un delito de lesiones que se castiga con cárcel, excepto si hay autorización judicial.

- Las asociaciones de transexuales intentaron que la ley de identidad de género de 2007 incluyera la posibilidad de que un menor pudiera cambiar de sexo. No lo lograron.

Representantes del movimiento transexual celebran la aprobación de la ley de identidad de género en 2007. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana