ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 8 de agosto de 2009

Estrasburgo prima la salud

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos se pronunció en 2001 sobre un caso de objeción de conciencia farmacéutica, y negó el derecho: estableció que los boticarios estaban obligados a dispensar anticonceptivos y que no podían negarse a hacerlo basándose en su libertad de conciencia.

Bruno Pichon y Marie-Line Sajous tenían una farmacia en el pueblo de Salleboeuf. Era la única de la localidad. Tres mujeres entraron, un mismo día, con recetas médicas de anticonceptivos. Los farmacéuticos se negaron y ellas acudieron a los tribunales para hacer valer sus derechos.

La justicia francesa dio la razón a las mujeres. Los boticarios recurrieron y el caso llegó finalmente a Estrasburgo. Los jueces no admitieron el recurso a trámite. Dijeron que, como los anticonceptivos sólo pueden comprarse en una farmacia, los boticarios no podían hacer prevalecer sus creencias sobre su deber jurídico, ni imponer sus ideas a los demás. Los jueces entendieron que había otras esferas en las que manifestar la propia religión, fuera del ámbito profesional.

Esta decisión se refiere a anticonceptivos ordinarios, pero la píldora del día siguiente, según la OMS y la Agencia Española del Medicamento es un anticonceptivo de emergencia. No se considera abortiva.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana