ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 3 de agosto de 2009
Reportaje:

Fumar porros altera la memoria

Investigadores españoles desvelan por qué la marihuana produce amnesia

Desde el primer porro, el cannabis altera la memoria. Si se consume habitualmente, la amnesia se intensifica y persiste incluso cuando no se está bajo el efecto de la droga. Un grupo de investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona han podido determinar en qué lugar del cerebro se desencadena el trastorno y cómo se alteran las neuronas para que no puedan recordar, según publica hoy la revista Nature Neuroscience.

El consumo de cannabis afecta al hipocampo, una región del cerebro donde se encuentran circuitos neuronales necesarios para realizar una serie de tareas cognitivas relacionadas con la memoria. "El cannabis actúa sobre unas pequeñas neuronas del hipocampo, las interneuronas, que intervienen en la actividad de las neuronas que se encargan de recordar", explica Rafael Maldonado, investigador de la Unidad de Neurofarmacología de la UPF.

De hecho, las interneuronas son el primer eslabón del circuito neuronal del recuerdo. "Se encargan de enviar el neurotransmisor GABA, que funciona como inhibidor de señales y esta inhibición es necesaria para que funcione la memoria", explica Maldonado. En el cerebro que no consume cannabis, este neurotransmisor se encuentra en equilibrio con otro, el glutamato, que es un activador. Así, el proceso de olvidar y recordar se produce de forma eficiente.

Sin embargo, cuando se consume cannabis, la actividad de GABA acaba siendo menor que la de glutamato. "Se rompe el equilibrio. Con eso se altera la vía de señalización que controla la síntesis de proteínas que ocurre en las neuronas. Éstas, como último eslabón, son las que se encargan de recordar", explica Maldonado.

"Cuando se fuma mucho, alteramos esta síntesis de proteínas hasta tal punto que creemos que estos cambios acaban siendo de larga duración", afirma Maldonado. ¿Son tales cambios irreversibles? Las próximas investigaciones de este equipo se van a dedicar a responder a esta pregunta. "Aún no tenemos información para pensar que son irreversibles, pero sabemos que, aunque se deje de fumar cannabis, hace falta un largo periodo de tiempo para que este circuito se recupere", afirma.

Maldonado cree que la investigación también abre la posibilidad de mejorar el cannabis para su uso terapéutico. "Se puede perfeccionar la síntesis de nuevas moléculas o diseñar moléculas para contrarrestar este efecto adverso", señala.

Un participante en una manifestación contra la penalización de la marihuana en México. / AP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana