Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos rechazan negociar sobre la propuesta de la CEOE

Toxo y Méndez acusan a la patronal de hacer "imposible" el acuerdo

Pronto ha encontrado respuesta la invitación de los empresarios a negociar "sin líneas rojas" en septiembre. Primero fue el Gobierno. Ayer, los sindicatos. "La negociación tripartita es recuperable. Pero no desde la base de la propuesta de CEOE", declaró Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CC OO. "Con la posición que ha expresado [la patronal] es inviable el diálogo social", ahondó Cándido Méndez, líder de UGT.

La negativa sindical se refiere, sobre todo, a la exigencia de la patronal de hablar sobre una reforma del mercado laboral. La propuesta, para ellos, significa volver hasta el punto que hizo imposible el acuerdo la semana pasada. "Los objetivos señalados por CEOE estaban diseñados para hacer fracasar la negociación", denunció Toxo. Y la postura de los sindicatos no ha cambiado en tan pocos días.

Tras el verano, la prioridad sindical será la negociación colectiva

Para los representantes de los trabajadores, el fracaso del diálogo social también se debe al intento de la patronal de poner nuevos temas sobre la mesa con la negociación en marcha. Ésto, en su opinión, es traicionar los compromisos acordados el 20 de mayo cuando los líderes sindicales y empresariales acordaron en una cena en La Moncloa con el presidente del Gobierno retomar el diálogo dejando de lado aquellos temas que obstaculizaban el acuerdo, léase reforma laboral. "Ha sido imposible el acuerdo porque la patronal no tuvo voluntad de alcanzarlo cuando rompió el campo de negociación", clamó Méndez.

Además, el líder de UGT acusó directamente al presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, de levantar un "muro de coacción" al advertir de que o se siguen sus consejos sobre reformas o "el paro acabará en cuotas desconocidas". "Puede entenderse como una amenaza", advirtió Méndez.

Que la CEOE llame a la negociación después del fracaso (el tercero en un año del diálogo social) es para los líderes sindicales representantes un contrasentido. Y no sólo por su posición semanas atrás, sino porque, según denunciaron ayer, las patronales están bloqueando en lo que va de año la firma de 1.500 convenios colectivos, y aquí se va a centrar la prioridad de los sindicatos en los próximos meses, que anunciaron una campaña en este sentido para después del verano.

Más allá de la negociación, y certificado el fracaso del diálogo social, los sindicatos piden al Ejecutivo que tome la iniciativa. "Ahora le toca al Gobierno tomar decisiones", reclamó Toxo, "el diálogo social no es una coartada ni un derecho de veto". Pero el líder de CC OO marcó las líneas que considera prioritarias: protección social, inversiones para generar empleo en el corto plazo y reestructuración financiera para que el crédito vuelva a fluir pronto a "familias y empresas". Sobre el anuncio que ya hizo Zapatero de aprobar el subsidio mensual de 420 euros durante seis meses, Toxo incidió en la tesis sindical expresada durante las negocaciones: es "insuficiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de julio de 2009