Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia ordena el archivo definitivo del 'caso Couso'

Los jueces dicen que pudo haber un francotirador, aunque nadie lo vio

Es el final. Un tribunal de la Audiencia Nacional revocó ayer por segunda y definitiva vez el procesamiento de tres militares estadounidenses implicados en el disparo de tanque que el 8 de abril del año 2003 causó la muerte del cámara de Tele 5 José Couso y del reportero de la agencia Reuters Taras Protsyuk. También ordenó la conclusión del sumario, es decir, el archivo definitivo del caso.

Los magistrados Ángel Hurtado, Julio de Diego y Enrique López han otorgado mayor credibilidad a un informe del Mando Central Norteamericano que a los testigos españoles que estaban en el Hotel Palestina, de Bagdad, donde ocurrieron los hechos. Así, los magistrados no ven improbable que en el citado establecimiento se hubiera infiltrado un francotirador, aunque ninguno de los periodistas españoles que se alojaban allí -Jon Sistiaga, Carlos Hernández, Olga Rodríguez y Jesús Hernández Quiñonero- lo viera. Simplemente, para el tribunal, no es descartable que lo hubiera.

Los testigos se habían quejado de que en el auto anterior, de 13 de mayo de 2008, en el que también se levantó el procesamiento de los militares estadounidenses Thomas Gibson, Philip de Camp y Philip Wolford, el tribunal había tergiversado sus manifestaciones, porque "el ataque del tanque fue premeditado y con intención de matar". Por ello, el juez Pedraz siguió investigando y volvió a procesar a los presuntos autores.

Ahora, el tribunal vuelve a restar valor al testimonio de los corresponsales de guerra españoles y da carta de naturaleza al informe estadounidense y señala que "Estados Unidos es una democracia, incluso con más tradición y arraigo que la nuestra", y si ellos dicen que fue un acto de defensa, así debió ser. Olga Rodríguez rechazó ayer de nuevo la versión del tribunal y afirmó que si hubiera habido elementos hostiles hubieran replicado a la agresión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de julio de 2009