Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lou Reed en busca de Dalí

El músico y su pareja, Laurie Anderson, inician en el Festival de Porta Ferrada la gira internacional de 'The Yellow Pony'

Sant Feliu de Guíxols

"¡Sólo del espectáculo! ¡Sólo del espectáculo!", repetían ayer nerviosos los organizadores del concierto de Lou Reed y Laurie Anderson en Sant Feliu de Guíxols, en la Costa Brava. No se podía preguntar nada que no tuviera que ver con el espectáculo, bajo amenaza de desplante. Y así, el famoso matrimonio explicó durante veinte escasos minutos su nueva gira The Yellow Pony and other songs. El espectáculo arranca esta noche en el 47 Festival de la Porta Ferrada, en el Empordà, la tierra que vio nacer a Salvador Dalí. Y en su literatura, que no en su pintura, se ha inspirado la pareja, según explicó ayer Anderson. "Mañana trataré de hacer mi propio manifiesto", dijo, en referencia al Manifest Groc, la casi dadaísta proclama -"Denunciamos la falta absoluta de juventud de nuestros jóvenes...."- que el artista escribió junto al crítico de arte Sebastià Gasch y al crítico literario Lluís Montanyà. Anderson hizo una espectacular lectura del mismo hace dos años durante el festival de cultura catalana en Nueva York.

El pintor es una de las inspiraciones del espectáculo, sobre textos amorosos

Dalí dejará su huella en la gira, en concreto en la canción Beginning. También lo harán Edgar Allan Poe y el poeta americano Delmore Schwartz, uno de los iconos de Reed. Pero los asistentes al concierto no tienen que sufrir. Los músicos tocarán también algunas de sus piezas más conocidas, "aunque apenas las reconocerán", amenazó Reed. Su nuevo espectáculo se basa en canciones, cuentos y poesías íntimas referidas al amor. "Tendrá momentos muy ruidosos y momentos muy íntimos", indicó Anderson. La letra es uno de los elementos más importantes del espectáculo, por eso se proyectarán subtítulos en español de cada canción.

"Amamos las palabras", repitió Anderson en más de una ocasión. "Pero nuestro show no tiene mensaje. Si alguien lo encuentra, que me lo diga", bromeó Reed. Ambos barajaron la posibilidad de que aparte del público le sorprendan o molesten las proyecciones. Solución: "Que cierren los ojos".

Su intención es colmar el escenario con "mucha improvisación" y "nuevas canciones", que no saben en qué estilo englobar. Ellos lo darán todo, pero esperan que los asistentes pongan también de su parte. "El concierto no puede ser sólo una fiesta, habrá que ir dispuesto a conocer", puntualizó el músico neoyorquino.

No es la primera vez que Lou Reed y Laurie Anderson actúan como pareja musical. Desde los años noventa han colaborado en distintas ocasiones, como en el álbum The Raven, de Reed, donde se escucha el violín de Anderson, o en los discos de ella Bright redy Life on a string, donde suena la guitarra de su marido. Pero Reed dejó claro que lo hacen "sólo por diversión". "No nos hemos reinventado como pareja artística porque nunca nos hemos concebido de esa manera", respondió el músico.

Anderson, mucho más habladora que Reed, con el que se casó hace ya un año después de casi dos décadas juntos, insistió ayer en su admiración por la literatura y la arquitectura catalana. "Pensábamos que todo lo revolucionario venía de París y no mirábamos nada más", recordó, en referencia al origen de las vanguardias y a la percepción que se tenía desde Estados Unidos. Como ejemplo mencionó el impacto que tuvo la exposición Barcelona and modernity, 1888-1939 que organizó el Metropolitan Museum de Nueva York en marzo de 2007. La pareja es precisamente icono de la vanguardia y la modernidad a pesar de que ambos pasan ya los sesenta; él tiene 67 y ella 61.

Y de esa vanguardia esperan empapar una gira que arranca hoy en Sant Feliu de Guíxols, seguirá este domingo en Santiago de Compostela (plaza del Obradoiro) y aterrizará en Madrid el martes (Puerta del Ángel). Después, hasta septiembre, tienen citas en Copenhague (16 de julio), Manchester (30 y 31 de agosto), Frankfurt (2 de septiembre) y, dos días después, París.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de julio de 2009