Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué hay tantos sucesos en Alicante

El número de detenidos aumenta un 47% y los efectivos policiales un 36%

Casi todas las semanas un suceso sangriento ocurrido en la provincia de Alicante salta a los medios de comunicación: Un hombre descuartiza a la mujer en Elche y arroja los restos en cuatro contenedores; dos encapuchados secuestran a la familia de una directora de banco en Orihuela para atracar la sucursal a punta de pistola; es desmantelado un arsenal de armas de fuego (más de cien pistolas junto a 20 kilos de pólvora) preparadas para el mercado negro en una vivienda de Alicante, o hay un tiroteo a la entrada de una discoteca. Pero ¿por qué ocurren tantas cosas en Alicante? Pese a que los datos apuntan a una reducción de los delitos, los expertos consultados creen que el urbanismo caótico de algunas zonas, el turismo masivo y el flujo de dinero influyen mucho.

Con independencia de las cifras y estadísticas de los organismos oficiales, como que la tasa de delitos y faltas por cada mil habitantes ha disminuido en cinco años un 13,8%, según datos de la Subdelegación del Gobierno, varias fuentes consultadas, tanto en la Policía Nacional como en la Guardia Civil, admiten que la provincia de Alicante es "especial" en cuanto al número y al tipo de delitos que se cometen, y advierten de que está cambiando el perfil tanto del delincuente como de sus acciones.

La media nacional es de 48 delitos por cada mil habitantes, y en Alicante se cometen 63, es decir 15 puntos más. Casi la mitad de los que protagonizan esos delitos son extranjeros, y en los últimos meses se ha registrado una gran profesionalización y especialización de los mismos.

"El delincuente extranjero se mueve aquí como pez en el agua", admite un responsable policial que apunta varios posibles factores por los que en la provincia de Alicante ocurren tantos sucesos: "Hay mucha actividad industrial y eso significa que el dinero se mueve".

A este primer elemento se suma otro que es clave: el turismo. "Mucha gente de paso, población flotante en continuo trasiego, lo que permite pasar desapercibido", admite otro agente.

Manuel Martínez, portavoz de la Asociación Unificada de Guardia Civiles (AUGC) en Alicante, añade otro elemento: "Las macro urbanizaciones permiten escabullirse fácilmente a las personas que hacen fechorías. Vienen como si fueran turistas, nadie les pregunta nada, ni de dónde vienen, ni de qué sacan su dinero". Este agente recuerda la tradicional implantación de mafias procedentes de Rusia, Italia, de la antigua Yugoslavia y de otros países del Este de Europa en estas comarcas.

"Málaga, que presenta un perfil turístico y económico similar al de Alicante, está más lejos en coche de sus países de origen.Aquí llegan antes", reflexiona otro agente con amplia experiencia. "La falta de efectivos es una rémora", añade Martínez, "se ha construido sin servicios y sin pensar las necesidades de plantillas de la Policía Local, de la Policía Nacional o la Guardia Civil para todas estas macrourbanizaciones". Manuel Avilés, actual director de la cárcel de Palma de Mallorca y ex director de la Unidad Penitenciaria de la Audiencia de Alicante, admite que esos factores pueden influir pero recuerda que: "Si somos la cuarta o quinta provincia en índices económicos o población, la delincuencia debe estar en consonancia". Avilés considera clave el "flujo de dinero y la amplia presencia y atención de los medios de comunicación", ya que las empresas tienen delegaciones de periodistas en Alicante.

Alejandro Riera, autor del libro La organizatsja. Mafia rusa, mafia roja, un amplio estudio sobre este fenómeno, apunta que Alicante se considera "la ONU del crimen organizado, aquí radican la mayoría de mafias". Y sobre los motivos por los que los delincuentes se mueven con más comodida, Riera señala en varias direcciones: "El clima, la cantidad de extranjeros, el hecho de nadie pregunta nada, y el aeropuerto. Desde Alicante se puede volar a cualquier parte de Europa".

No obstante, fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Alicante destacan que el número de efectivos policiales de enero de 2004 a marzo de este año ha aumentado en un 36%, y se ha pasado de una tasa de 40,7 delitos por cada mil habitantes en 2003 a 33,6 del año pasado, un 17,3% menos. Dos datos más significativos: el número de delitos esclarecidos ha pasado del 23% de 2003 al 31% de 2008, y el número de detenidos por cada mil delitos cometidos ha pasado de 147 a 290, un 47% más. "Esos datos confirman que la eficacia policial aumenta y se trabaja bien para luchar contra la delincuencia", apunta la subdelegada del Gobierno, Encarna Llinares.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de junio de 2009