Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa del patrimonio como factor de progreso

El Festival de Almagro y la Fundación César Manrique, premiados en Toledo

"Por paradójico que resulte, defender el patrimonio se ha convertido en un factor de progreso, en una actitud progresista, o sea, de creación de posibilidades de futuro". Las palabras de Juan José Ramírez, presidente de la Fundación César Manrique, de Lanzarote, resonaron en el teatro de Rojas como resumen de la filosofía que inspira los premios Real Fundación de Toledo que se concedieron anoche en la capital castellano-manchega en su 14ª edición.

Frente a la amenaza de un parque temático mundial, Ramírez defendió "la mentalidad patrimonializadora como principio de referencia para cualquier administración pública". Este discurso, en presencia del Rey, iba dirigido a las autoridades nacionales, regionales y municipales que se sentaban en la mesa presidencial y el guante fue recogido, de un modo u otro, por el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda; la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde; y el alcalde de Toledo, Emiliano García Page.

Gregorio Marañón arremetió contra la incultura de los "nuevos bárbaros"

En 2014 se celebrará el cuarto centenario de la muerte de El Greco

En la primera intervención del solemne acto, el presidente del Patronato de la Real Fundación de Toledo, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, ya había emplazado a las instituciones públicas a "la protección, gestión y ordenación del paisaje" en línea con las recomendaciones de la Unión Europea.

"Esta tarea urge", manifestó Marañón, "porque el patrimonio es, por esencia, frágil y lo que se destruye resulta irrecuperable". De cualquier forma, la noción de patrimonio que late en el proyecto de esta fundación toledana alterna la cultura con el medio ambiente, la historia con los proyectos de futuro.

Barreda lo dejó muy claro cuando afirmó que "el pasado es futuro en una ciudad como Toledo, que es antigua pero no vieja y donde preocuparse por el patrimonio significa mantener los cimientos del futuro". Tanto Barreda como Marañón arremetieron contra los "nuevos bárbaros", en definición del segundo, "quienes a golpe de incultura e insensibilidad y, muchas veces, también de corrupción, han destruido en su propio beneficio, una parte importante del patrimonio colectivo".

La Fundación César Manrique, "por su compromiso con el territorio y el patrimonio natural y por su dedicación incansable a la conservación de la singularidad de Lanzarote" compartió el premio nacional con el Festival de Almagro, "por su contribución a la pervivencia del teatro clásico español y por su aportación a la puesta en valor del patrimonio histórico como espacio escénico".

En el ámbito local fueron distinguidos el archivo municipal de Toledo, la Asociación de Amigos de los Patios de Toledo, el hospital nacional de parapléjicos y el proyecto arquitectónico de la casa Sánchez Medina.

Para cumplir con aquello de apuntar al futuro desde el recuerdo del pasado, tanto las autoridades como los premiados decidieron apoyar la iniciativa de la Real Fundación de Toledo para celebrar en 2014 el cuarto centenario de la muerte de El Greco, uno de los pintores más universales.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de junio de 2009