Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:INTERNET

Esta camiseta tiene poderes

Washington
Hasta hace poco era uno de tantos artículos kitsch que podías comprar en la tienda online Amazon. Pero una pirueta del destino (y un comentario absurdo sobre sus supuestas propie-dades afrodisiacas colgado por un usuario) la ha convertido en el fenómeno de moda del año.

Nunca antes una camiseta había tenido un efecto tan poderoso. El pasado 10 de noviembre, el estudiante de derecho Brian Govern, de 32 años, dejó un comentario en Amazon sobre uno de los productos que esta popular tienda online le había sugerido que comprara: una camiseta negra con un estampado de tres lobos aullándole a la luna. "En el camino desde mi tráiler a [la tienda de autoservicio] Wal-Mart con mi camiseta, enseguida se me acercaron las mujeres", escribió. "Las mujeres sabían por mi camiseta que, como un lobo, soy misterioso y solitario, y que sé cómo aullarle a la luna de vez en cuando". Durante meses, este comentario estuvo colgado en la página web como la broma intrascendente de un comprador más entre los miles de clientes de Amazon.

"Nos pilló por sorpresa, pero este fenómeno se analizará en el futuro" (Michael Krinsky, fabricante de la prenda)

A mediados del mes pasado, inexplicablemente, se convirtió en la piedra fundacional de una nueva iglesia: la de la camiseta de los lobos que le aúllan a la luna. La prenda en cuestión lleva en el primer puesto de ventas de ropa de Amazon desde el 19 de mayo. Ha recibido unos mil comentarios, que no sólo alaban la calidad de la camiseta, sino también sus propiedades curativas. Un usuario dice que murió decapitado en su moto de nieve. "Siempre me gustaron los lobos, así que mi madre me enterró con esta camiseta de los lobos. No os lo vais a creer, pero la camiseta de los lobos me devolvió a la vida, y aquí estoy, escribiendo un comentario en Amazon.com. ¡Vivo otra vez!".

Entre los poderes mágicos que se le atribuyen a este singular trozo de tela está el de atraer rayos y truenos desde el cielo, curar enfermedades, formar músculos, amasar fortunas, evitar desahucios y conquistar corazones. Los compradores han enviado centenares de fotografías a Amazon, obviamente manipuladas informáticamente, en las que se ve a los tres lobos en el pecho de personalidades de tanto renombre como el presidente Barack Obama, el papa Benedicto XVI, el dictador norcoreano Kim Jong-il o el Che Guevara.

Lo que una campaña de publicidad multimillonaria no hubiera conseguido lo logró una simple broma. La empresa que fabrica la camiseta, The Mountain, ha pasado de vender dos camisetas al día a más de 100 cada hora. "Nunca imaginamos que algo semejante podía suceder", explica Michael Krinsky, presidente de esta compañía. "Creo que este fenómeno se analizará en el futuro, en libros especializados, para tratar de entender cómo funciona el mercado de la publicidad en Internet. Lo cierto es que a nosotros nos pilló por sorpresa".

La camiseta fue diseñada por la artista búlgara afincada en Florida Antonia Neshev, experta en retratar animales en simbólicas e icónicas posturas. Entre sus creaciones se cuentan el tucán volando entre las flores, las dos ballenas nadando en el océano, el cocodrilo descansando en el pantano y el delfín tomándose una piña colada en la selva tropical, un variado compendio del imaginario popular menos sofisticado.

La imagen que los compradores han construido en sus comentarios es un verdadero retrato social de lo que en la cultura popular se conoce como la América profunda: "Mi mujer/prima siempre me decía que lo que todo el mundo necesita es un utilitario todoterreno Lexus, un poco de gomina, cadenas de oro y ropa de diseñador", dice uno de los compradores de la camiseta; "sin embargo, ella sólo tiene nueve años, así que su opinión no cuenta… Cuando me puse esta camiseta comencé a sentir el poder de los lobos recorriendo mis venas".

Lo que este fenómeno de Internet ha revelado, más que la influencia de la publicidad o del boca oreja en Internet, es el poder de la ironía. Estos comentarios, según opina la columnista y experta en consumo del diario Los Angeles Times Megan Dhaum, "satirizan el mismo medio que ocupan: las críticas a productos vendidos online". "Además, a pesar de la reiteración de que la camiseta es un irónico accesorio de compra obligatoria, hay muchas personas que indudablemente la compran de forma no irónica", añade. En efecto, el poder de la ironía y un clasismo mordaz han hecho que una prenda antes relegada al panteón del mal gusto sea ahora un elemento de moda, mucho más exitoso que cualquier artículo de marca. n

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 2009