ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 11 de junio de 2009

La mitad de los diputados socialistas exige un plan para frenar al PP

Los parlamentarios reflejan sus críticas en un escrito a la dirección

SOLEDAD ALCAIDE Madrid 11 JUN 2009

El grupo socialista de la Asamblea vivió ayer una tensa reunión fruto de los resultados de las elecciones europeas, donde el Partido Socialista de Madrid (PSM) quedó a 13 puntos del PP. Hace 15 años que los socialistas no ganan ninguna elección en esta comunidad, lo que ha motivado en los últimos días un amplio debate.

Por eso, un grupo de parlamentarios regionales, encabezado por el diputado César Giner, que asegura que le respalda prácticamente la mitad del grupo (19 de los 42 diputados), entregó ayer a la dirección un documento en el que reclama "que se fije un discurso claro" y un plan estratégico para los próximos dos años, antes de las elecciones municipales y autonómicas de 2011. Al mismo tiempo, Rafael Simancas formará parte del comité que fijará la estrategia del PSM para los próximos dos años.

Los dirigentes del partido impidieron el debate sobre la propuesta

El texto de los diputados regionales, de cuatro páginas, está titulado Por un gobierno socialista en Madrid 2011 y su primer enunciado es: "Los socialistas madrileños podemos mejorar y ganar las elecciones autonómicas y municipales de 2011". Después de referirse al resultado electoral, afirma: "Ante ello no cabe la complacencia, la parálisis, ni la crisis, sino una reacción inteligente de los socialistas madrileños".

El documento, al que ha tenido acceso EL PAÍS, reclama la construcción de una alternativa progresista en Madrid: "A partir de los principios que nos identifican y que tenga su prioridad en la salida de la crisis". Es decir, apostar por las políticas de igualdad efectiva para garantizar la libertad a los ciudadanos, unos servicios equitativos y universales, "denunciar los ataques de la derecha a la equidad y la calidad de los servicios públicos a través de las formas de gestión". La manera, agregan, es trabajar "a pie de calle" y abrirse a "todos los brazos y todas las ideas".

El documento fue entregado a mediodía a la portavoz socialista, Maru Menéndez, durante la reunión semanal del grupo, previa al pleno de la Asamblea. Cuando Giner pidió analizar los resultados de las europeas, afirma, "el vicepresidente, José Cepeda, nos dijo que no se puede hablar de política en esa reunión, sino en las reuniones del Comité Regional y en las agrupaciones". Su versión fue corroborada por una decena de diputados presentes, incluidos algunos que no respaldan el documento. "El grupo parlamentario es suficientemente importante para que debatamos de todo", recalcó uno de ellos, Lucas Fernández. María Ángeles Martínez recordaba que los grupos del Congreso y el Ayuntamiento de Madrid sí debatieron el martes sobre los resultados electorales.

"No dije eso", negó Cepeda, que asegura que dio la palabra a todos los diputados que quisieron y que no se impidió el debate. "He dicho que había que elevarlo a la Ejecutiva, porque el análisis electoral no se puede debatir en cinco minutos y donde no tenemos capacidad de decisión". Esta misma tesis la avaló Menéndez, que afirma que lo que decían sus diputados es "una tergiversación".En la reunión de la ejecutiva regional del lunes se acordó mantener activo el comité electoral de las europeas hasta 2011. Ayer se incorporó el ex secretario general del PSM, Rafael Simancas, ahora diputado nacional. El comité tiene un grupo de estrategia, integrado por ocho personas, además del líder, Tomás Gómez.

Ahora también Rafael Simancas, que desde su dimisión en junio de 2007 había estado desvinculado de la política madrileña. Fuentes socialistas aseguran que la incorporación de Simancas le ha sido impuesta a Gómez por Moncloa y por Ferraz para que ponga paz frente a una posible rebelión de los cargos institucionales de Madrid. Es decir, para evitar lo que ayer sucedió en el grupo parlamentario. Simancas lo negó: "Aquí todos somos mayorcitos y sabemos que ahora hay que apretar los dientes y arrimar el hombro", y recalcó que fue Gómez quien le había pedido estar en el comité.

Ayer, durante la reunión del grupo parlamentario, la entrega de la carta provocó una tensa situación, con la intervención de varios diputados. Mario Salvatierra propuso que se creara un encuentro semanal específico para hablar de política. Lucas Fernández apoyó esta propuesta. "Lo que he dicho es que ahora tendremos que reflexionar para salir de este bache", explicó después. "Algo pasa en Madrid para que no nos pongamos de acuerdo con nuestros propios votantes". "Es necesario perfilar el proyecto socialista", dijo Dolores Rodríguez. Muy similar a la intervención de Mercedes Lezcano: "Padecemos de falta de identidad ante los nuestros". Frente a ellos, la portavoz socialista, Maru Menéndez, recalcó que el proyecto político ya lo fijó el congreso regional de septiembre. Entre una línea y otra estuvo Jorge Gómez. "He dicho que es lógico abordar un debate en estos momentos, pero que habían elegido mal el camino", explicó este diputado. "Crea una trinchera y se puede interpretar que pretenden otra cosa".

La portavoz socialista señaló, por la tarde, que la propuesta de sus compañeros incluye una petición que ya aprobó el lunes la ejecutiva regional: elaborar un plan estratégico.

El socialista César Giner, a la derecha, presentó ayer un documento crítico a los dirigentes del partido. A su izquierda, Javier Gómez. / CLAUDIO ÁLVAREZ

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana