Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Docentes contra la intolerancia

Protesta por el expediente al director que puso boca abajo la foto del consejero

Las puertas del instituto Las Norias de Monforte del Cid se convirtieron en la tarde de ayer una vez más en un escaparate de camisetas naranjas con el característico anagrama alusivo a la libertad de expresión. Alrededor de 400 personas, entre profesores de toda la Comunidad Valenciana, padres con sus hijos e incluso representantes políticos de partidos de izquierdas, realizaron un nuevo acto de apoyo al director del instituto, José Luis Santiago, víctima, según ellos, de la intolerancia del titular de la Consejería de Educación, Alejandro Font de Mora. El consejero ha respondido con un expediente sancionador a la iniciativa del docente de colgar boca abajo la foto de Font de Mora como protesta contra la decisión de la consejería de "imponer" Educación para la Ciudadanía en inglés al inicio de este curso. Expediente que se abrió el pasado mes de enero desde la dirección territorial de Educación en Alicante y que ayer se exigió que se sobresea.

"Mi único delito es permitir que el profesorado se exprese libremente"

Los concentrados, muchos de ellos embutidos en las camisetas naranjas, corearon lemas reclamando la dimisión de Font de Mora o contra la represión. La protesta, organizada por la Plataforma en Defensa de L'Ensenyament Públic, también se acompañó de diversas pancartas con el mismo mensaje. El ambiente fue festivo. Y en un punto de la manifestación que sirvió de colofón al acto de apoyo, incluso sonó el himno del Barça. Fue el único instante en que el acto de apoyo docente desvió la atención del motivo central de la convocatoria. Y se produjo porque la marcha pasó por delante de la peña barcelonista de la población y algunos participantes se animaron a corear el himno del campeón catalán de fútbol.

"¿Y por qué a este pobre hombre?", se preguntaba en voz alta tras la protesta el portavoz de la plataforma en Alicante, Ismael Vicedo, que asegura que en las salas de profesores de otros institutos de la provincia de Alicante tienen colgada la foto del consejero de Educación boca abajo sin sufrir las graves consecuencias a las que se enfrenta José Luis Santiago (la propuesta era de tres años sin empleo y sueldo). "¿Por qué a uno sí y a otros no?", apostilla Vicedo.

La concentración de apoyo arrancó con la lectura de una resolución de solidaridad y apoyo aprobada una hora antes por la Junta de Personal Docente no Universitaria de Alicante y con un manifiesto de balance de la Plataforma en Defensa de l'Ensenyament Públic. La plataforma realizó un balance de las movilizaciones que el sector ha organizado desde el inicio del curso escolar que ahora termina: más de cien concentraciones y una cifra de encierros en centros escolares que supera los 300 son las más destacadas. Pero la plataforma anunció un otoño caliente, ya que aseguró que continuará organizándose y que pretende convocar más actos para reivindicar una enseñanza pública de más calidad. "Más encierros, más manifestaciones y más movilizaciones", resumió un portavoz de la entidad.

José Luis Santiago agradeció el apoyo y denunció: "Nada ha cambiado, ni en cuanto a mi expediente ni a la actitud de la Consejería ante las demandas de los profesores". Santiago resaltó que el expediente es "solo una excusa" para mantener callado al profesorado: "Mi único delito ha sido permitir que mi asamblea de profesores se manifestara libremente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de junio de 2009