Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi: "Una agresión escandalosa"

El primer ministro italiano denunciará a EL PAÍS por "violación de la intimidad".- La oposición pide en el Parlamento las listas de pasajeros de los vuelos de Estado

Silvio Berlusconi, primer ministro italiano, anunció ayer que denunciará a este diario por la publicación de las fotos de Villa Certosa. Il Cavaliere calificó las imágenes como "inocentes", pero añadió que "son una intolerable violación de la intimidad" de sus invitados.

La querella penal y la causa civil, anunció, se hará extensiva a La Repubblica, por haber "realizado el truco", dijo Berlusconi, de enlazar la noticia sobre las fotos con la web de EL PAÍS, cosa que hicieron prácticamente todos los diarios italianos y europeos. El diario L'Unità también será denunciado, en su caso por publicar que los aviones privados de Berlusconi pasaron a ser cualificados como vuelos de Estado en mayo de 2008. La oposición reclamó ayer al Gobierno que haga públicas las listas de pasajeros de los aviones del Estado de los últimos 10 años.

La querella se hará extensiva a 'La Repubblica' por enlazar la noticia

"Los periódicos extranjeros no los lee nadie", dijo el mandatario

"No tengo ningún miedo, se trata de fotos inocentes, no hay ningún escándalo, pero se trata de una violación de la propiedad privada y de una agresión escandalosa", afirmó el primer ministro, de 72 años, durante la última jornada electoral. Por la noche, en un programa de televisión, aseguró: "Los periódicos extranjeros no los lee nadie, ni los ciudadanos de sus países. Son leídos por el cero coma algo de la población".

Su abogado personal, el diputado del Pueblo de la Libertad Niccolò Ghedini, explicó a la agencia italiana Ansa que ha puesto el caso en manos del penalista español Horacio Oliva. Según Ghedini, las fotos habían sido secuestradas "porque violaban gravemente la privacidad", y "no tienen nada que ver con el papel público de Berlusconi".

"No es cuestión de intimidad", añadió luego Ghedini, "hay unas fotos secuestradas porque la fiscalía piensa que se han tomado ilícitamente. Por tanto, se trata del cuerpo de un delito". El abogado presentó la semana pasada una denuncia a la fiscalía contra el autor del reportaje, Antonello Zappadu, al que acusó de violación de la intimidad e intento de estafa. La fiscalía no ha imputado a Zappadu, pero ordenó el secuestro de su archivo, incluidas las fotos que tomó en lugares públicos.

El Defensor de la Intimidad emitió una nota en la que animó a los periódicos italianos a no reproducir las fotos "del parque de Villa Certosa", porque, recordó, "están sometidas a una investigación del Defensor todavía en curso".

El letrado de Berlusconi afirmó también que la imagen del hombre desnudo publicada corresponde al político checo Mirek Topolanek. Este diario no pudo confirmar su identidad, ya que en la fotografía el rostro se encuentra difuminado. Pero Topolanek confirmó que es él, aunque señaló que se trata de un fotomontaje.

Las imágenes tomadas por Zappadu en Villa Certosa, una finca de 60 hectáreas de terreno, y en el aeropuerto de Olbia, han revelado que Berlusconi invita a volar en los aviones del Estado italiano a los amigos y artistas que participan en sus fiestas. En agosto de 2008, Berlusconi cambió la normativa vigente y abrió los vuelos oficiales a todo tipo de acompañantes. Las fotos muestran que diversos invitados viajaron en esos vuelos antes del cambio normativo. Berlusconi lo confirmó, al señalar: "En el avión presidencial viaja quien yo quiero". Luego matizó: "Al revés, soy yo el que paga las cenas y los espectáculos que se ofrecen a las delegaciones oficiales en Villa Certosa".

Berlusconi, que está siendo investigado por la fiscalía por supuesto abuso de poder en el uso de los aviones oficiales, explicó que el aumento de los pasajeros y los gastos de transporte durante su mandato se ha debido a causas coyunturales. "Nos hemos encontrado en medio de una crisis y hemos tenido que dar vueltas por el mundo", explicó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 2009