Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La fiscalía agujereará una carretera para saber si hubo fraude

Anticorrupción investiga en Mallorca una malversación en obra pública

La Fiscalía Anticorrupción en Mallorca investigará hasta debajo del asfalto. Buscará, con catas dispersas, pruebas delictivas en el interior de una carretera de cuatro carriles y 50 kilómetros de longitud para saber si en su ejecución, entre 2004 y 2006, se vulneró el proyecto, se redujeron gastos y se malversaron fondos públicos. Los supuestos cobros de sobornos figuran en la acusación fiscal de la causa penal abierta y afectan a un político de Unió Mallorquina (UM), dos funcionarios y una decena de empresarios y proveedores, que fueron detenidos y acusados el pasado mes de marzo.

Las compañías que construyeron la carretera efectuaron, de manera simultánea a las obras, trabajos diversos en las segundas residencias o domicilios de los tres encausados del Consell, en los pueblos de Manacor, Búger y Petra. Las supuestas dádivas -de decenas de miles de euros en cada caso- consistieron en iluminación exterior, una pista de futbol sala, camiones de tierra de cultivo, muros de piedra, jardinería y plantaciones y hasta un chalé, según la fiscalía.

El caso implica a un político, dos funcionarios y 10 empresarios

La infraestructura que será excavada en catas es la seudoautovía MA-15, la carretera desdoblada Palma-Manacor, que fue adjudicada por el Consell de Mallorca con mayoría PP y UM, pero bajo control de este grupo bisagra, hoy aliado de la izquierda. La obra pública costó 156 millones de euros.

El PP de Jaume Matas, a petición de UM, cedió al Consell la gestión exclusiva del proyecto porque UM quería hacer "una carretera a la mallorquina", con menos impactos y polémicas que las autopistas de Ibiza del PP.

La indagación judicial desvelará si se extendieron las miles de toneladas de materiales presupuestadas y facturadas. Las extracciones permitirán conocer el grueso dado a cada una de las sucesivas capas de cientos de miles de metros cuadrados de pavimento, aglomerado, gravas, mezclas del firme base y explanado.

En la obra y en el negocio de la MA-15 coinciden dos uniones de empresas, prácticamente con los mismos integrantes, la concesionaria de la explotación y la constructora. La gestora de control de la concesión, Melchor Mascaró, fue dirigida hasta 2001 por el actual director ejecutivo de Carreteras del Consell, Gonzalo Aguiar, de UM, uno de los encausados.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 2009