Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joven degüella a su pareja en Orihuela

Un joven británico de 24 años ha sido arrestado como presunto autor de la muerte a puñaladas de su pareja, una chica de 20 años de la misma nacionalidad. El brutal crimen ocurrió a mediodía de ayer en la habitación de un apartotel en la urbanización Playa Marina, en la costa de Orihuela (sur de la provincia de Alicante). Esta muerte eleva a 20 el número de fallecidas este año por violencia machista en una semana especialmente negra en la que han sido asesinadas cuatro mujeres.

El agresor, arrestado a las pocas horas en la Oliva (Valencia), asestó varias puñaladas con un arma blanca a la víctima, una de las cuales le alcanzó la yugular, lo que le provocó la muerte.

El cadáver de la chica fue hallado en medio de un charco de sangre por su madre en el interior de la habitación del apartotel al filo de las 14.30 horas. Los facultativos del Samur desplazados al lugar sólo pudieron certificar la muerte de la joven.

La mencionada urbanización de la costa oriolana está copada en exclusiva por una colonia de residentes británicos. Los padres de la joven fallecida regentan un pub en el lugar. Vecinos de la urbanización han manifestado a este periódico que el joven agresor tenía un "carácter muy violento y problemas con el alcohol".

Carácter violento

Otro convecino relató que, a menudo, el joven amenazaba a su pareja con agredirla. "Hace dos días oí al chico cómo le decía en voz alta que la iba a matar", afirmó un camarero de un bar de la urbanización. El propietario de otro establecimiento narró otro episodio en el que se vio envuelto el agresor hace un año. "Tuvo una discusión con otra persona en el local por un problema de tráfico de drogas, lo echamos del local, y al día siguiente volvió con un bate nos rompió las puertas del establecimiento", señaló.

Los escasos residentes autóctonos en la urbanización insistieron en el carácter violento del joven agresor y también incidieron en el "comportamiento incívico" de algunos otros miembros de la colonia de británicos.

La joven muerta y su familia residían en la urbanización desde hace dos años. Fuentes policiales han confirmado que el agresor tenía numerosos antecedentes penales por delitos relacionados con robos de coches. Los agentes lo arrestaron en varias ocasiones por esos hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de mayo de 2009