Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EUROPEAS | Campaña electoral

El PSOE mete en campaña el 'caso Gürtel' tras arropar Rajoy a Camps

Pajín proclama que los dirigentes de PP "ya están políticamente condenados" - Los socialistas tratan de frenar una 'absolución' electoral de la trama corrupta

El caso Gürtel no estaba hasta el domingo en la guía de campaña del PSOE, ni en la pública ni tampoco en el texto interno que manejan los candidatos al Parlamento Europeo. Pero desde ayer se ha incorporado de lleno. De Norte a Sur, los candidatos y cuadros del PSOE denunciaron la actitud del PP, después de que la secretaria de Organización, Leire Pajín, marcara la pauta. "El PP ataca al Estado de derecho por difamar y desacreditar a las instituciones con tal de eludir sus responsabilidades judiciales". Además, "tratan de difamar e intimidar a quienes tienen que averiguar la verdad", insistió Pajín en referencia implícita al poder judicial. Como colofón, concluyó: "Los dirigentes del PP por su comportamiento están condenados políticamente".

Costa insinúa que Leire Pajín quiere ser senadora para poder estar aforada

Y todo esto por los hechos y las palabras del presidente del PP, Mariano Rajoy, el día anterior en Alicante. Primero, se mostró seguro de que su partido ganará en la Comunidad Valenciana y en toda España las elecciones europeas, a pesar de los "torquemadas" y los "inquisidores del siglo XXI", que atacan a algunos políticos populares. Esa victoria la plantea el PP como una suerte de absolución por las urnas de los implicados, singularmente del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y, desde luego como un aval al conjunto al partido.

Pero al contraataque del PSOE salieron réplicas inmediatas. Desde Valencia, el secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa, imputado por el Caso Gürtel, se fue directamente a por Leire Pajín, que próximamente ocupará un escaño de senadora. "Sólo quiere ser senadora para convertirse en aforada porque tal vez tiene cosas que ocultar". Costa pidió públicamente las declaraciones de la renta de Pajín y de la vicepresidenta primera y diputada por Valencia, María Teresa Fernández de la Vega. Ambas ya las presentaron, según aseguran. El grado de aspereza y virulencia de los ataques va a seguir en aumento, según prevén las direcciones de ambos partidos.

Los socialistas se afanarán en denunciar durante la campaña que determinados comportamientos poco éticos o estéticos tenga, al margen de las responsabilidades penales, un castigo político. Lo cierto es que el presidente valenciano, Francisco Camps, expresó a este periódico, sin el menor atisbo de duda, que los ciudadanos no están preocupados por asuntos de esa índole. "Claro que no, eso no interesa a la gente", señaló Camps al ser preguntado sobre si el caso Gürtel tendría efectos electorales. Camps tenía motivos, al menos, para estar reconfortado por la actitud del máximo dirigente de su partido, que le abrazó en público ante miles de personas en Alicante. Y para que no quede ninguna duda de su apoyo, todavía habrá otros dos actos de Rajoy con Camps.

El mismo ahínco de Rajoy en defender a Camps lo puso Leire Pajín en atacar esas actitudes. Como por haber arropado políticamente al ex ministro de Defensa, Federico Trillo, con la misma teoría en la que ahora confían para que el caso Gürtel, pase lo que pase judicialmente, no tenga expresión política. Rajoy y Trillo sostienen que el caso Yak-42 se ventiló en las urnas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de mayo de 2009