Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

Niños de un colegio visitaron el cuartel cuando ya había enfermos

Más de un centenar de alumnos de 10 a 12 años recorrieron el lunes y el miércoles instalaciones de la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares

Más de un centenar de escolares del colegio público Virgen de la Encina, de Hoyo de Manzanares, realizaron el miércoles y el lunes sendas visitas a las instalaciones de la Academia de Ingenieros que el Ejército de Tierra tiene en esta localidad madrileña, donde varios militares se encontraban ya en situación de cuarentena por presentar posibles afecciones por la nueva gripe. Los niños que visitaron el miércoles el recinto militar, de edades comprendidas entre 11 y 12 años, pertenecen a tres grupos del 6º curso de primaria, según informaron varios padres consultados al respecto. Les acompañaron tres profesores.

La visita de los colegiales, dijeron algunos, suelen efectuarla anualmente. Una madre que no quiso identificarse subrayó que no recuerda que en años anteriores se hubieran producido visitas como éstas. "Al menos mi niño no ha realizado antes ninguna", precisó.

"Nos dieron patatas fritas, frutos secos y chorizo", dice un colegial

"No hubo mala fe en la organización de la visita", opina una madre

Durante su recorrido por el interior de las instalaciones, los niños estuvieron en la Sala de banderas y otras dependencias, donde les fueron mostrados robots de los empleados en la desactivación de minas antipersona, explicaron algunos colegiales consultados.

A lo largo de la visita, que se prolongó entre las nueve y cuarto de la mañana y la una y cuarto, les fue servido un aperitivo. "Nos dieron patatas fritas, anacardos y un chorizo extraño", contó uno de los colegiales a este diario.

Algunos padres de estos alumnos, como José María F. De Pablo, se mostraron perplejos por la autorización de la visita cuando ya se conocía que algunos militares se hallaban en observación. Asimismo, otros tres grupos de colegiales de 5º de Primaria del citado centro escolar habían hecho el lunes otra visita de iguales características. Se da la circunstancia de que el colegio público Virgen de la Encina dista unos dos kilómetros del acuartelamiento y que en sus aulas estudian algunos hijos de militares allí destacados.

Según testimonios paternos, en el teléfono 061, donde consultaron a las nueve de la noche de ayer, se les recomendó que los pequeños sigan una vida normal y que si observan en ellos alguna afección como fiebre superior a 38 grados llamen nuevamente a la centralita sanitaria. Ayer, algún niño registró ya fiebre en torno a esta gradación, según otro testimonio paterno, que se refería asimismo a que en el propio 061 no tenían noticia de los sucedido a la hora en la que les fue evacuada la consulta. Numerosos profesores visitaron ayer a Concepción Sastre, directora del centro escolar, situado en la calle de Hurtada número 57 de Hoyo de Manzanares, ubicada a 35 kilómetros al noroeste de Madrid. Sastre, consultada anoche por este diario, se negó a atender las demandas sobre su versión de lo sucedido.

El Colegio Virgen de la Encina tiene 194 alumnos en educación infantil y 446 en enseñanza primaria. Los alumnos pertenecen a 14 nacionalidades distintas. Las aulas cuentan con una media de 24 alumnos.

El alcalde de Hoyo de Manzanares, Ramón Regueiras, del Partido Independiente Popular de Hoyos, visitó al jefe del acuartelamiento, el general Vivas, quien, según dijo, le dio garantías para que tranquilizara a los vecinos porque "no tenía la certeza de que se tratara de nueva gripe".

Mayte Pavón, madre de dos alumnos, de 6º y 5º, respectivamente, consultada sobre el asunto, dijo: "Entiendo que no ha habido mala fe porque los que organizaron la visita desconocían lo sucedido. De momento, creo que lo más prudente es mantener la tranquilidad", añadió en tono distendido.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 2009